What´s Up

Adiós Krokodil: La droga de las serpientes

Estas en un rave y alguien te pasa una tacha con veneno de víbora. ¿Qué haces? Si eres como yo, las serpientes te causan un no se que. La manera con la que se deslizan, las escamas de su piel, sus ojos hipnóticos, sus colmillos, su veneno. ¿Ya vieron este video de lo que le puede hacer a la sangre? Causa terror y a la vez asombra

El veneno de las víboras no es nada más que saliva modificada. Las toxinas que contienen son variadas y dependen de la especie. Algunos coagulan la sangre (como en el video), otros paran el corazón, causan la explosión de células internas, y hasta pueden paralizar a su victima. No son algo que uno consume intencionalmente. Excepto si eres de la elite fiestera hindú.

En febrero 2012 empezaron a circular reportes de ravers que estaban ingiriendo pastillas cuyo ingrediente activo era el veneno seco de cobra. Otros lo espolvoreaban en refrescos o alcohol. Su nombre es K-72 y K-76, el código para “veneno liquido” en el mundo de la contrabando –las serpientes venenosas son un modus operandi para el trafico de drogas, ya que pocos oficiales de la aduana se atreven abrir las cajas.

snake-venom

Estas tachas cuestan entre $400-500 USD las dosis, diez veces más caro que el éxtasis en la India, y sin embargo su contenido químico es desconocido. Otros prefieren la ruta más clásica del vino de arroz marinado en víboras. El trago es inofensivo -salvo quizás por la cruda- ya que el alcohol modifica las toxinas de tal manera que ya no tienen efecto. Al terminar la botella el ritual es deleitar la sierpe en cuartos…

¿Será posible ponerse con veneno? En 1990 un estudio comparo el efecto de mordidas de serpientes en adictos a la heroína. El resultado, quizás ya no les sorprenderá, fue que los adictos preferían las mordidas.

video-undefined-1895093900000578-791_636x358

Existe poca información sobre estas misteriosas drogas, y menos si contienen veneno de verdad. Pero si se les antoja expandir su experiencia alcohólica, el vinose consigue fácilmente. O pueden tomar la ruta de “Venom Superman” de Vice, quien se inyecta un coctel serpentino para “sentirse vivo” y más joven, aunque no lo recomendamos. Un aviso sobre el documental: no es para los fóbicos de agujas o músculos podridos.

Previous post

La Danza de los Espectros

Next post

Guardianes de los fanboys

Natjardon

Natjardon