ArtWork

Adiós Kusama, adiós

Desde el  26 de septiembre se hospedó en el Museo Tamayo de Arte Contemporáneo la exposición titulada Obsesión Infinita, misma que recién terminó el 18 de este mes. Yayoi Kusama contagió su locura a los mexicanos porque no hubo un maldito día en el que no se atascara la entrada; pero bueno, hablamos de una de las artistas más importantes de Japón, quién comenzó su carrera en Nueva York y no en una época cualquiera sino, en la era del arte pop, trabajando con muchos importantes como Warhol.

DSC_6184

Este articulo va en especial para quienes no pudieron asistir a la exposición, con algunas fotos de incógnito, porque cabe mencionar que no dejaban tomar fotos en la mayoría de las salas, solo en las instalaciones que para ser sincera eran una grosería ya que el tamaño del Museo no era del todo adecuado, las instalaciones eran tan pequeñas y era tanta la gente que apenas y podías disfrutarlas (aunque eso sí, no parabas de sorprenderte).

DSC_6190

Hablando un poco en sí de la artista, Yayoi proviene de una familia de agricultores y semilleros de un pequeño poblado en Japón. Ella empezó a estudiar Nihonga, que es una técnica clásica oriental; siempre quiso ser artista, aunado a que continuamente presentaba sucesivas alucinaciones, que con el tiempo empezaron a tomar forma en sus trabajos como pequeños seres microscópicos, círculos (y sí, de ahí provienen los polka dots que la catapultaron).

DSC_6185

Realizando happenings estrafalarios como “Boda Homosexual” o “Gran Orgía para Despertar a los Muertos”, con desnudos frecuentes en Central Park y muchos eventos didácticos con pintura, Kusama plasmó puntos sobre todo: gente, objetos, animales, ella misma… Combinó su extravagancia natural con su ideología; defendía el feminismo, la homosexualidad y la paz incluso en su época hippie en donde realizó una carta al presidente Richard Nixon titulada Dear Richard en donde le ofrece sexo fuerte y vigoroso a cambio terminar la guerra en Vietnam.

DSC_6187

Actualmente vive en un instituto de psiquiatría ya que ella voluntariamente se internó para tratar sus traumas y fetiches sexuales con psiquiátras que regulan su terapia con arte.

Sin duda Kusama es un artista cuyo fervor y pasión por el arte no tiene comparación; es su vida entera, su perspectiva cambió mucho en los inicios del arte popular; en México acaparó la atención y modificó la manera en la que los capitalinos, extranjeros y muchos chavos perciben la creación artística. Sinceramente está exposición te incita a sacar al artista que llevas dentro. Y por cierto el Tamayo también cuenta con la exposición de Shopie Calle, una artista experimental. Si no pudiste ver a Kusama no te pierdas a esta chica.

Previous post

Asalto a la loteria

Next post

Películas de 2014 que no viste pero debes

Samantha Jemac

Samantha Jemac