Ruff-StuffWhat´s Up

Alma de Alien // Ceremonia 2014

A veces me pasa que tengo ciertas ideas de algunas canciones, ya sea por lo que me hacen sentir o bien, por que leí en alguna entrevista, reseña, etc. Tengo el recuerdo de haber leído que MGMT explicaba que su último disco intentaba capturar la idea de sentirse como un alíen caminando entre las calles de una ciudad en el planeta Tierra. Tal vez me equivoque, pero ese es mi recuerdo y es exactamente lo que sentí durante todo el sábado en el Centro Dinámico Pegaso.

Si bien no tocó MGMT, el cartel del festival era mucho más que prometedor y ecléctico, esto sumado a la curaduría del festival, la cual se movía entre un ritual del fin del mundo y una invasión extraterrestre. Esto desató eventos muy peculiares, por ejemplo, la presencia de unos tipos con túnica y máscaras que regalaban fotos de Juan Gabriel. Gente con la cara pintada de colores neón y drones que volaban sobre la audiencia sacando lo más primitivo de la humanidad, perseguir robots a cambio de unos lentes o unas papas, fue raro.

Por distintos factores me quedé solo en el festival, en distintas ocasiones encontré amigos, pero opté por una actitud nómada, permitiéndome moverme al rededor de todo el lugar sin problema. Además es muy padre encontrarte de sorpresa a gente que ni sabías que iba a ir.

Llegué a ver a los Hawaiian Gremlins, que acompañados de Santiago Mijares de Big Big Love en la batería, dieron una de sus mejores presentaciones, incluyendo un cover a Ceremony de New Order, un pleonasmo-innerjoke bien ejecutado. Siguió Suuns, a quienes no conocía muy bien pero me dejaron impactado. Había muchas opciones para comer, los precios un poquito elevados, pero hay que recordar que no estaba en el Vive Latino, por lo que fui al puesto con menos fila. Eran unos tacos de pastor, sencillos pero cools, lo necesario para el gran momento que se aproximaba.

Al contrario de lo que todos pensábamos, el sol salió en su máximo esplendor acompañado de las primeras notas de Unknown Mortal Orchestra. El sol funcionó como un perfecto hipnotizador, profetizado por la letra de “From The Sun”. Fue la tercera vez que pude ver a una de mis bandas favoritas sin quedar decepcionado. Las versiones en vivo, junto con sus respectivas improvisaciones estuvieron geniales. Con ese look playero – dark – espiritual, la insolación solo se sintió como una sustancia alternativa a lo que todos consumían.

Al percatarme de mi temperatura y mi piel quemada, decidí que era buen momento para buscar sombra. Recordé haber leído que iban a proyectar E.T. en un pequeño bar. Este fue uno de mis lugares favoritos ya que estaba muy bien ambientado. Haciendo honor a su nombre, “Camp Roswell” funcionó al principio como un espacio donde podías ir a recostarte, disfrutar un Gin Tonic, ver fotos de Alf y convivir con luces neón. Más tarde el lugar se convirtió en el Bahía Bar, mientras Vegan Cannibal te derretía los tímpanos y un dude disfrazado de Andy Warhol se paseaba entre la multitud. Cerca de ahí, acompañado de un OVNI inflable y un vaso de colores psicodélicos, vi de lejos al rubio favorito de muchos. Ty Segall abusó del fuzz como nadie sabe hacerlo mientras se desataban los golpes y la buena onda.

El festival estaba llegando a la mitad de vida, mientras tanto, un equipo muy grande de staff comenzaba a montar el equipo de Zurdok. Ninguna de las bandas anteriores necesitó esa cantidad de gente, parecía que se trataba de un show de los Rolling Stones o algo así. “Hombre Sintetizador” es uno de los discos con mayor influencia en mi vida, estaba emocionado de verlos, pero algo no empataba con mi emoción. Bastaron 3 canciones para darme cuenta de que no pertenecía a ese lugar. No sé si fue la vibra que proyectaban como banda, el contexto o la gente persiguiendo drones para alcanzar unos lentes, pero no pude soportar a Zurdok, sentí feo y me fui. Alcancé a escuchar un poco del live act de Teen Flirt, estuvo chido.

Todo listo para el momento más esperado, logré escabullirme a la distancia y ubicación necesaria para disfrutar al máximo el show 3D de Flying Lotus. En cuanto las luces se apagaron, toda mi composición se trasladó a una dimensión muy extraña, a la línea temporal más oscura del mundo de Scott Pilgrim. Entre beats abstractos, bajos que parecían olas gigantes y los visuales más inversivos del universo, Steven Ellison nos guió por un gran túnel hipnótico, deleitándonos con varios componentes de su trabajo, tanto de FlyLo como de Captain Murphy y nuevas canciones, entre las que destaca una colaboración con Kendrick Lamar.

La diversidad de personalidades ya era parte del ambiente, desde niños de 13 años con playeras Supreme, hasta dudes que parecían salidos de un penal de alta seguridad (no escribo esto en mal plan, pero había un grupo de personas que si daban un poco de miedo). Esto se entendía, ya que Tyler estaba a punto de salir y desde mi punto de vista no decepcionó en lo más mínimo. Odd Future es un desmadre, es molestar a tus amigos, pasarla bien, etc. No sé que esperaban las otras personas que se dijeron muy decepcionadas del acto en vivo de Tyler, acompañado de Jasper y Taco.

Para esas alturas, después de que una inesperada lluvia azotara el lugar y casi me muriera atrapado en el lodo, decidí buscar refugio. Me encontré a Luis (fotógrafo de Teoría Pop) quien estaba contento por que su chica le había conseguido un autógrafo de Ty Segall. Nos quedamos platicando mientras a lo lejos sonaba A$AP Ferg y nos encontramos una ranita, cuestionándonos el impacto ambiental provocado por los eventos masivos. El cuerpo ya no podía más, era tiempo de regresar a la realidad, llevando buenos recuerdos de la convivencia alienígena.

DSCN0252

Tamale

DSCN0189

DSCN0256

ceee

DSCN0167

DSCN0178

Previous post

Futuras Dimensiones // マクロスm a c r o s s 82-99

Next post

Klip: Joven, alocada y serbia

Carlos Carlos

Carlos Carlos