Visual

Boxtrolls ¿somos de los buenos?

El estudio LAIKA nos entrego su tercer cinta y todos nos volvimos locos, bueno no, como sucedió con Paranorman y Coraline su éxito está siendo en el boca a boca y muy difícilmente veremos manadas de niños con sus disfraces de Zapato o Pescado (ambos personajes de Los Boxtrolls).

LAIKA nos vuelve a entregar una película como el primero rasgo de su sello que los caracteriza, el resto del sello LAIKA se completa con personajes infantiles excluidos o ignorados por los adultos, un mundo fantástico que los acoge y los refugia y el cómo monstruos, niños y adultos romperán las barreras que los separan. Desde Coraline hasta ahora, los personajes infantiles de LAIKA tenían una profundidad que es capaz de sostener la película por sí misma y un villano igualmente amplio en cuanto a sus motivaciones y emociones.

Pero es en Los Boxtrolls donde el mundo adulto adquiere una mayor profundidad, ya que aunque se sigue retratando como lejano, cerrado y superfluo cada personaje cuenta con características interesante y detalles que nos hacen pensar dos veces su forma de ser, no se me ocurre mejor metáfora a lo anterior que la escena del baile en Boxtrolls, la escena mejor lograda de la cinta y no sabría si decir lo mismo de toda la filmografía de LAIKA pero al menos estoy seguro lo es en el aspecto técnico.

Como en cintas anteriores de LAIKA, en Boxtrolls se habla de que es lo bueno y lo malo, así los que para algunos son villanos en realidad son solo seres incomprendidos, que en este caso se niegan a literalmente salir de su caja y esta idea se aplica para cada personaje que tendrá que ir tirando su caja para abrirse al mundo y así reconocer lo bueno y también lo retorcido que puede ser, lo retorcido se centra en la figura del villano y sus transformaciones, que son una dura crítica a lo superfluo o banal que puede resultar el basar tu comportamiento con la apariencia, para no decir más les dejo de pistas: la alergia al queso y la señorita Frou Frou.

Los Boxtrolls es la cinta más simple de la trilogía pero igual es una cinta que todo el tiempo deja de manera consciente que uno concluya las situaciones con su imaginación, los diálogos bombardean de información y guiños, la escena de post créditos es la que engloba todo la magia que contiene la cinta desde su realización hasta el dialogo existencial entre dos personajes que sin siquiera consultarlo estoy seguro que  se trata de Simon Pegg y Nick Frost  que prestaron su voz para la edición original.

Boxtrolls es una cinta que no ha sido recibida con tanto furor como las anteriores, tal vez por no ser tan oscura, debo aceptar que de las tres cintas es mi menos preferida pero eso no quita que pueda volverla a ver y ver, es de lo mejor del cine de animación de este año que esta competida por el desmadre de Lego Movie y la seria que es a veces How to Train Your Dragon 2, es bueno saber que aún existen cintas inteligentes que no se entregan a lo fácil que puede ser el efecto minion, como pudieron haber hecho con los carismáticos Boxtrolls pero LAIKA trata a sus espectadores como algo más que consumidores de cajitas felices y eso se agradece.

Previous post

Parsons MFA Spring/Summer 2015: BEI KUO

Next post

Rosa retro

Carlos Carlos

Carlos Carlos