Visual

Cine familiar

En vacaciones muchas veces es inevitable ir a ver una película familiar, en esta temporada tenía que elegir entre tres opciones diferentes, el final de una trilogía —¿dónde he visto esto antes?—, un spinoff y una película basada en un libro japonés.

No tenía muchas ganas de ver la Noche en el Museo 3 (o el misterio de la tumba) principalmente porque ya había visto el corto pero la premisa de ser lo mismo pero ahora en el museo británico. Sin embargo me la recomendaron mis amigos alegando que era un blockbuster decente. Ni tan decente cuando su gag de presentación era un mono capuchino —no solamente es hembra sino que ya actuó en varias películas y series— orinando a Steven Coogan y a Owen Wilson —que ha actuado en otras tres películas del mismo director— o con el chiste del hombre de las cavernas pariente de Ben Stiller.

Es la última película de Robin Williams —al menos en pantalla— y Mickey Rooney, así que ese es motivo suficiente para verla. Ben Kingsley hace un papel menor —ahora de Faraón— y Dan Stevens abandonó su papel de Matthew Crawley en Downton Abbey para hacer de Lancelot. También aparece Rebel Wilson en lo que parecería una entrega de estafeta. Hay un cameo interesante.

Los que más gracia me hacían en las películas de Madagascar —por no decir que los únicos— eran los Pinguinos, ahora tienen su propia película de acción, al estilo James Bond —traen el smoking integrado— lleno de humor rápido con sus chistes habituales.

Se enfrentan a un villano cuya voz la proporciona John Malkovich, y la voz de un aliado inesperado el ya afamado Benedict CumberbatchStar Trek 2, El Hobbit— y la voz del Werner Herzog —director de Nosferatu y Fitzcarraldo—. que parece ser un aficionado a estas aves.

Dreamworks se enfoca en la hacer una película llena de diversión, sin importar que la trama no sea tan consistente ni pareja, a pesar del ritmo vertiginoso, creo que le los más jóvenes prefieren esta película sobre la anterior, algunas veces es necesario despojarse de las estructuras adultas para dejarse llevar por la risa.

Parece que Disney se reivindica en los dibujos animados, con la historia más original de esta trío de películas, con una buena animación, un mensaje positivo para los niños, quizá sea donde deban enfocar sus esfuerzos respecto al cine familiar.

Con personajes diversos que por medio de una trama predecible logran dejar de mensaje el uso de los talentos y la forma de lidiar con la pérdida, quizá además de mostrar una verdadera diversidad. La voz del personaje latino, al menos en la versión en inglés la hace la hija de José Luis Rodríguez, “El Puma”. Con un diseño muy bueno y algunos tópicos morales que son tratados —referencia al bien y el mal— me parece que Disney vuelve a encontrar su camino.

Ahora lo que creo es que rara vez podemos influir en los gustos de los hijos, sobrinos, ahijados. Así que no esperemos estar siempre viendo El Castillo Vagabundo o El Mago de Oz o nombre usted su película favorita. Es necesario ir con la mente abierta para disfrutar.

Previous post

12 deseos gamers para año nuevo

Next post

Trasplante de Corazón

BrujoPost

BrujoPost

Brujos postergado, hijo predilecto de la Ciudad de México, ahora en el exilio (São Paulo)