What´s Up

Beyoncé: Lemonade – ¿Cómo se toma una limonada?

El sábado pasado llegué a mi casa a eso de las 11 pm, abrí mi computadora y me metí a Tumblr; en medio del infinito scrolling comencé a ver que todo el Beehive hacía referencia a una tal “Becky with the good hair”,  me costó un momento reaccionar hasta que de pronto vi  #Lemonade y #visual-album, en ese momento lo supe: Queen Bey lo había hecho otra vez, sacó un álbum de  12 tracks con un video cada uno,  al igual que hace tres años.

Todo indicaba que habían pasado los videos por HBO y claro, los busqué como loca sin éxito. Pude ver muchos GIFS, muchos memes e incluso una toma completa de the Thrid Ward Thrill luciendo ***Flawless en un vestido amarillo de Roberto Cavalli al mismo tiempo que estrellaba, con un bat de beisbol, ventanas de automóviles estacionados. No tuve de otra, secuestré la cuenta de Tidal de mi mejor amiga y dejé que Lemonade me contara una de las mejores historias que se han escrito.

Tengo que aceptar que he visto los videos más de cuatro veces, el disco ha sido mi único soundtrack desde el sábado pasado y he estado al pendiente de los escándalos que ha desatado todo el asunto de la infidelidad de Jay-Z (actual esposo de la cantante y compositora) que se desarrolla a lo largo del trabajo tanto visual como sonoro. Sin embargo Lemonade no solamente trata de eso, el trasfondo de las letras y la semiótica en el visual-album nos sugieren un argumento mucho más complejo.

Y es que hay que tomar en cuenta que, muy al estilo de la artista, se narran hechos con referentes sociales como el racismo, discriminación y empoderamiento de la mujer afroamericana; al mismo tiempo que nos lleva de la mano por un proceso de  duelo en la vida adulta durante su matrimonio y uno de auto-descubrimiento.

Al ponerle play, el disco comienza con “Pray You Catch Me” que más que un llamado de atención a su pareja es una demostración de profundo dolor ante el descubrimiento de una infidelidad, es una de la baladas más interesantes del disco junto con “Sandcasttles” pues en ambas su voz y el piano me recuerdan a “Resentment” del disco B’ Day del año 2006. Después van “Hold Up” y más adelante “All Night” dos canciones uptempo producidas por el famoso DJ Diplo quien introduce los ritmos característicos del dancehall en los tracks.

Me dio mucha felicidad escuchar a Beyoncé cantando country en “Daddy Lessons” definitivamente fue una de las mejores maneras de pagarle homenaje a su natal Houston y estoy segura de que la canción “Sorry” se convertirá en el himno de más de un dolido.

Para mi sorpresa la colaboración con Jack White en la canción “Don’t Hurt Yourself” tiene guitarrazos crudos y  letras enojadas que me recordaron a las veces en las que quise dejar a algún novio. Tengo que aceptar que aunque no soy mucho del rock ésta canción está en las que más he reproducido del disco.

Por @danihouses

 

Previous post

Tomboy: El regreso de Princess Nokia

Next post

Juan Pablo Faus: Más allá de la memoria

Teoría Pop

Teoría Pop