What´s Up

Congelador: Seguimos siendo distintos

Congelador, banda chilena formada en 1996, lanzaron su primer disco en 1998. Manteniendo un ritmo de un disco por año, en 202 deciden llevar un ritmo más pausado, las razones de esto nos las comentan más abajo. Este año vinieron al Nrmal y aprovechamos para entrevistar a Rodrigo Santis y Walter Roblero, voz y bajo de la banda.

Congelador destaca por llevar casi 20 años dentro de la música independiente chilena, por tener entre sus miembros a los fundadores del sello Quemasucabeza y por como ellos mismos lo dicen esa búsqueda de siempre entregar algo nuevo por lo que muchas veces no es tan sencillo el aventurarse en clasificar dentro de un género a Congelador. A continuación la entrevista que les hicimos un día antes de ser los encargados de abrir el Nrmal de este año.

Teoría Pop: ¿Ustedes aún creen el formato del disco?

Rodrigo Santis: Crecí escuchando discos, si en general me gusta escuchar los discos completos, lo siento como obras completas, me gustan los discos de 30/40 minutos, discos cortos.

Me parece aparte que para la música que hacemos nosotros se acopla mejor a este formato, los temas son más largos, lo más nuevo que estamos haciendo no tiene un formato de canción pop, nos queda mucho mejor el disco para desarrollar ideas

TP: ¿El disco es entonces un bloque entero, como un rompecabezas?

RS: Son periodos, son etapas de la banda, no son tan conceptuales, marcan años, la forma de componer, más que tenga que ver una canción con la otra.

TP: ¿En estos 20 años que ha cambiado de Congelador y de la música chilena?

Walter Roblero: Cuando comenzamos teníamos 20 años, estábamos en la universidad, ahora cada uno tiene sus vidas, hijos, gente adulta haciendo música, de la música chilena si ha cambiado bastante, no me gusta usar este término pero creo que se ha profesionalizado, antes era mucho de autogestión, todo era muy amateur, se trabaja de una manera muy precaria, lo otro es que ya hay gente trabajando de eso, antes se apelaba siempre a la idea que la música era un hobby, hoy la gente se dedica de manera muy seria a la música.

RS: Nuestra manera de enfrentar al grupo es diferente, ahora estamos más claro de que esto es una instancia para pasarla bien, juntarse con tu amigo más cercano y ahí hemos ido dejando al grupo en ese lugar, tratando de cuidarlo para que sigamos disfrutando juntos, al principio todo era más arrebatado y obsesivo obedecíamos mucho a una ímpetu adolescente, ahora todo está más pausado, no sé qué estaba mejor pero el ritmo que tenemos actualmente en el grupo es pausado y relajado, lo disfrutamos siempre que nos juntamos. Concuerdo con Walter, van pasando diferentes estilos pero todo se ha vuelto más serio, nosotros nos hemos mantenido fieles en lo que nos gusta hacer, a veces nos sentimos acompañados por otras bandas o a veces más solos.

TP: ¿Que tanto ha influido en ustedes Santiago? Su música me hace pensar siempre en grandes edificios de pequeños departamentos.

Walter: Mucho, no es tan intencional, todos somos santiaguinos, Santiago es una ciudad que en su casco central tiene un gran caos, es ruidosa, llena de taco (tráfico), sería sin duda distinto si hubiéramos provenido de otro lugar de Chile que sea más tranquila, nuestra música tiende a un cierto caos como la ciudad.

Rodrigo: Yo en realidad no lo pienso así, esas sensaciones son cosas reales, hay música que te remite a cierto paisaje, lo nuestro tiene que ver con ese estrés santiaguino, obvio si nacemos en otra ciudad tenemos otro sonido, más que influir los sonidos que tu encuentras en la urbe tiene más que ver con la gente, su forma de comportarse.

Walter: Es muy raro, la gente en Chile está sumida en ese caos que es la ciudad, mucha por lo tanto se vuelve introspectiva, su manera entonces de enfrentar este caos se vuelve tímida, es normal que al chileno le cueste comunicarse con palabras o si habla son cosas que no se entiende tan bien.

Rodrigo: También es algo muy generacional, cuando éramos chicos estaba lo de Pinochet, hoy los más jóvenes tienen una manera distinta de afrontar la sociedad, todas esas cosas te van marcando.

TP: Ustedes mencionan un ímpetu adolescente, un arrebato, el tiempo esas cosas las va cambiando y como su dicen el ritmo es diferente, ¿Sienten nostalgia en algún momento de ese arrebato?

Walter: No, no hay nostalgia, yo creo que está perfecto, somos muy poco nostálgicos, no pensamos en el pasado mejor en enfrentar una nueva obra, en el tema de la irreverencia no sé si lo era pero empezamos a hacer música porque no nos gustaba la música que se hacía en esos momentos y seguimos distintos a la música pop que ahora se hace en Chile, eso no quiere decir que seamos mejores.

TP: ¿En los 20 años de Congelador que influencias o motivaciones han cambiado?

Walter: Ahora estamos más en una idea de sorprendernos a nosotros mismos, el disco anterior y el de ahora parte de ideas muy inexistentes, de ver que es lo que surge al grabar, en ese sentido ya ni siquiera pensamos en los estilos. Siempre hay un filtro de lo que nos gusta pero tiene mucho de comprobarnos a nosotros mismos como músicos, de ver hasta dónde podemos llegar con una idea.

Rodrigo: Tiene que ver mucho también con estar motivado, cuando éramos más chicos teníamos otro tipo de maneras o motivaciones, componíamos todos juntos en el mismo cuarto pero eso nos agotó, buscamos nuevas formas de componer, en este disco buscamos probar nuevas cosas que no probamos en el anterior, trata mucho de mantenerse entusiasmado en el proyecto. Dentro de estos 20 años hemos tenido pausas, jamás por peleas, sino porque sentimos que en un plano artístico de repente no tenemos tanto de que hablar, paramos un rato, cuando sentimos que viene algo bueno, nos juntamos y así ha sido la dinámica.

Walter: Todo tiene que ver con la evolución de cada grupo, hay grupos que no tienen problema en mantener la fórmula que encontraron y les funciono, repitiéndola años y años, uno al principio busca una autenticidad y cuando la encuentras es difícil no repetirla pero ahí entonces se pierde el espíritu inicial. Nosotros siempre hemos sido autocríticos y cuando empezamos a ir en contra de nuestra comodidad, nuestra ética, cada que vez que la hemos ignorado no ha salido nada bueno, ahora intentamos respetar ese espíritu.

TP: ¿Cómo surge la propuesta de venir a Nrmal?

Rodrigo: Yo conozco a la gente de Nrmal por mi trabajo pero aparte de eso, el año pasado estábamos en el Primavera Sound y ellos estaban buscando bandas, al cabo de unos meses nos escriben y nos hacen una propuesta que incluía a varias bandas del sello y entre ellas a Congelador, nosotros felices.

TP: ¿Cuál es su obsesión?

Walter: Buscar nueva música que no hemos hecho antes y buscar las fronteras dentro de nuestras limitaciones como músicos, dejarle algo nuevo a la gente.

Rodrigo: No pegarnos a una idea.

Walter: Hemos escuchado música desde años atrás juntos y en ese viaje uno ve que la música se repite, la generación que tiene 20 años hace música que hacían a finales de los 80. Sería demasiado inapropiado querer decir que queremos inventar algo pero buscamos algo autentico, esta música siempre viene acompañado de un revival de otro género. Nosotros al menos no queremos caer en el tedio que puede ser esto.

TP: ¿El lugar más raro donde han escuchado música de Congelador?

Walter: El año pasado que fuimos a Barcelona, había un bar atendido por chicos chilenos que ya llevaban rato ahí, yo entre unas cervezas les comento que soy músico pero no digo más, al otro día entro al bar y está sonando un disco de Congelador, nuestra música no suena mucho en la radio por eso a veces es difícil ir caminando y encontrarla.

Rodrigo: Yo nunca la he escuchado así como tal pero me ha pasado que me encuentro con gente en lugares raros que nos ha escuchado, una vez estaba en China hablando, le dije que era de Congelador, se emocionó mucho, me contó que solo había escuchado un par de canciones que bajo de un compilado pero que las escuchaba todo el día. O en el showcase de Nrmal, me paró el chico de la banda Monte y me dijo muy emocionado si yo era el que cantaba, me pidió una foto y hasta lo presumió con su novia.

Walter: En todo caso no hemos podido superar la barrera del pudor, si en algún bar suena un tema nuestro a mí me da un poco de vergüenza, hasta me da vergüenza que si en alguna comida familiar o de amigos algún chistoso pone un disco nuestro.

También un par de canciones nuestras han sido usadas en películas, por ejemplo en Bonsái (2011, Zambra)

TP: ¿Congelador es una banda íntima?

Rodrigo: Si, siento que es algo que la gente escucha en su casa o en sus audífonos.

congelador2

Previous post

ZAZ, justo en la gira

Next post

Acabando de empezar: Entrevista a Diosque

Carlos Carlos

Carlos Carlos