Visual

Cuarón en sesión de los imposibles posibles

En Octubre de 2013 salió en todo el mundo una película que espero cerca de 5 años en proyectarse, el éxito de aquel proyecto secreto de Cuarón fue avasallador, la paciencia del director y su equipo se vio reflejada en los múltiples premios, el éxito en taquilla y el que en general se reconoce a Gravity ya como una película importante al hablar de ciencia ficción, todo esto se traduce como la consolidación de Cuarón como uno de los mejores directores en el mundo, por eso no hubo mejor candidato para la segunda edición de Possibility Sessions de Coca Cola Zero que elegir al director mexicano. Si quieren leer mas de Gravity les dejamos un análisis que hicimos de la cinta en su estreno, pueden verla dando click aquí.

La sesión constó de 450 espectadores donde hubo una conversación entre ellos y Cuarón ademas de que también hubo preguntas seleccionadas en redes sociales por medio del HT #oyeCuarón, se hablaron de distintos temas como lo es la juventud vista por Cuarón quien refleja su preocupación de que en la actualidad el mundo ha dado infinitas herramientas a los jóvenes pero los deja en un mundo que tiene que ser cuidado más que en otras eras, Cuarón por las respuestas dadas da entender que el cree en un futuro de independencia de contenidos, donde cada persona es capaz de con las herramientas dadas poder crear sus propios mundos o entretenimientos.

Otro tema fue el de la creatividad, la forma que tiene Cuarón de crear, los procesos para llegar a esto y el como ir descartando ideas para ir centrándose en una, Cuarón es conocido por el mismo confesarse como alguien que se le facilita más el aspecto abstracto de las ideas pero enfatiza siempre en la capacidad de aterrizar y volver reales estas ideas y en que no hay una mejor carta de presentación que tu propio trabajo.

Cuarón por el momento no ha anunciado si piensa ya en una siguiente cinta pero así como fue el espacio entre Los Niños del Hombre y Gravity ya debe tener una idea circulando por su cabeza, ahora solo queda esperar si de nuevo nos tendrá a la expectativa de manejar un proyecto en secreto hasta el final y volver a demostrar que los imposibles son la búsqueda de lo posible.

Previous post

Klip: Joven, alocada y serbia

Next post

Buffalo Daughter: Amor, comida y naves espaciales

Carlos Carlos

Carlos Carlos