Ruff-StuffWhat´s Up

¿Encontró todo lo que buscaba?

Earns Wal Mart

El Walmart Associate Choir fue un culto formado en 1995, liderado por el esquizofrénico  Wally Preston.  Los miembros del coro frecuentemente robaban víveres del Walmart, preparándose para el 10 de Febrero de 1998, día en el que según Preston “algo asombroso sería revelado”. Cuando el día finalmente llegó, Preston voló a Europa del Este después de haber asesinado a los 53 miembros del culto en una casa abandonada. Sus cuerpos fueron descubiertos el 14 de Mayo de 2013, junto con una plétora de notas agresivas y un cd misterioso llamado Eyes of a Child. Una vez que el cd se volvió público, fue descrito por Piero Scaruffi  como el eslabón perdido entre el krautrock y el dubstep. Muchos otros críticos también recibieron favorablemente el álbum, incluidos  Robert Christgau, Pitchfork, Anthony Fantano y Lifeboxset. Ahora es considerado un clásico de culto.

Después de escuchar el álbum, Barack Obama ofreció el perdón presidencial por los crímenes de Wally Preston.

Bueno.. la verdad no fue así.

Pero ¿Qué demonios sucede con el Walmart Associate Choir que ha desatado olas de  burlas crueles, burlas disfrazadas de admiración y admiración disfrazada de burlas? No dudé en escuchar el disco completo y me encontré con que limpia el cerebro como si le hubieran rociado Windex: cualquier idea habrá sido borrada. Es el antídoto ideal ante los discos más complejos de la historia de la humanidad, títulos tales como Trout Mask Replica de Captain Beefheart, Yanki U.X.O.  de Godspeed You! Black Emperor o el disco de Faust vs Dälek. Alivia cualquier malestar después de escuchar Yeezus.

Nos encontramos ante un nuevo capítulo del “Es tan malo que es muy bueno”. Un efecto parecido al que provocaron The Shaggs varias décadas atrás, solo que magnificado y potencializado por el internet. Utilizando a este colectivo como arma ante el tedio de las modas emergentes en la música, no se han hecho esperar los remixes en clave vapourwave o drone,  e incluso un mashup con los Death Grips. Con todo esto, diferentes internautas parecen decir algo más o menos claro: la música actual es comida para perros. Nada como estos Residents de la caja registradora, este Polyphonic Spree del pasillo 6.


Previous post

Teen Flirt: El pop y el underground.

Next post

Ghibli Love

Omstart

Omstart