What´s Up

Everybody Loves Raymond-stock

Desde el año pasado Ramón (Raymond para los cuates), miembro del ya extinto D.D.A, ha sido pieza clave de este festival emergente y está detrás del divertido concepto fusilado de un telefilm de Mike Myers. La fiesta de Raymond (Everybody loves), por dos años consecutivos nos ha venido ofreciendo un par de fiestas memorables, casi tan buenas como las que protagoniza Jonah Hill en todas sus películas. Una oleada de proyectos bastante interesantes y suculentos, así como Raymondstock, han estado ofreciendo una gama impresionante de difusión a proyectos underground, ansiosos de presentar  lo más extravagante y experimental de los proyectos mexas.

Los llamados festivales DIY, apoyados por amigos del medio como Aquí no hubo escena, Punkeando!, Antes que nos olviden o  hasta Mercado Negro, vienen presentando a los futuros ídolos de algunos cuantos, o  bien si tienen suerte, son posibles candidatos a ser infladas por medios masivos que hoy en día podemos escuchar hasta en la “sopa.com”, ¿o no Little Jesus?

Establecido esto, y después de una larga e intensa jornada laboral, mi calendario indicaba una cita el fin de semana en el Foro IndieRocks. Pues bien, así fue como empezó el sábado por la noche, una velada bastante inusual en territorio Roma-Condechi. Después de mucho sufrimiento, ¡llega el tan anhelado fin de semana! Con una parada forzosa en una taquería local, y  un contundente 4-0 en contra de las Águilas, llegue barriéndome pasadas las 7 de la noche en busca de la recta final del festival, a las afueras del venue me encontré a unos chavitos chupando en la calle; había yo llegado al Raymondstock.

Ingenuamente pensé poder llegar a ver lo último de Alexico, pero la realidad fue otra cuando me enfrente a un escenario vacío, la noche apenas comenzaba y yo no podía desanimarme. Llegue y me topé con Skin Town proyecto bastante fresco, sintetizadores suaves me recibían minutos después de arribar al inmueble. Un cover de Nickelback, dio por concluida la noche de uno de los escenarios.

Fui por una chela, mientras tocaban Eva y John, buenos chavos sí que la supieron armar(pensaba yo). Sin embargo todos nos frotábamos las manos por ver a Los  Blenders. Yo me busque un lugar cómodo, lo presencie desde uno de los balcones del inmueble, un panorama bastante violento para ser una banda que toca surf punketon. No exageró en decir que el ambiente en El  Foro, desafiaba a cualquier slam en Multiforo Alicia. Chavitos desquiciados armando mosh, frente a una de las sensaciones más fuertes de internet.

Mi experiencia con el Raymondstock fue bastante agradable. El no conocer a más de un 15% del cartel no me detuvo en lo absoluto, los proyectos eran buenos, y bastante interesantes, morritas guapas y mucho fresco era lo que la fiesta de Ramón presencio. Sencillamente estábamos frente a un recinto que albergaba a miles de chavitos de todos los estilos y colores, teniendo pláticas irreverentes en un fin de semana como cualquier otro. Finalmente presencie proyectos bastante interesantes como Yung Lake, Animación Suspendida, Lorelle Meets the Obsolete y el tan aclamado grupo Los Monjo.

Gente famosa (de la radio), uno que otro miembro perdido de los Románticos de Zacatecas, tu amigo el hípster que antes era raver, tu exnovia de la prepa, una morra que se parecía a Grimes, tu amigo el más reventado armando slam, el que no sabía ni que pedo pero ahí andaba echando desmadre, ¡vaya! Raymondstock fue un tremendo festín, y si no estuviste ahí te presentamos esta mini galería para que mueras de envidia.

Fotografías y gifs de Gio (@giiomfg)

Previous post

Mutek, experimentación y mutación

Next post

Tough Love

Gerardo Gayo

Gerardo Gayo