What´s Up

¿Grimes apesta o no?

grimes_rihanna_00

En realidad no podemos asegurar si lo hace o no, sin embargo ¿por qué sus fans están tan molestos con su nuevo sencillo “Go”? ¿Cómo es que Grimes cayo de los altares de la juventud “hipster” a la misma categoría de lo que ellos mismos denominan como “mainstream” (y que, por ende, no pueden escuchar o perderían credibilidad)?.

Claire Boucher inició en el terreno de la “experimentación” musical y gráfica, citar sus primeros álbumes dónde no podías pronunciar los nombres de las canciones y sus dibujos te parecían “satánicos” y “raros” basta para darse una idea de lo que tenía en mente. Desde el lanzamiento de Geidi Primes (2010) es evidente el rumbo bien definido (a pesar de la “experimentación”) de lo que Grimes nos regalaría: loops suaves e infantiles, instrumentos de cuerdas, atmósferas densas, muchos synths y voces con ecos prolongados. Un estilo que se definió y concreto con el trabajo que la lanzo a la fama: Visions (2012), un disco del que se ha dicho tanto, que está de sobra redundar en el, basta con decir que Pitchfork nombro el sencillo “Oblivion” como la canción número uno del 2012.

Muchas veces, dentro del terreno “artístico” “mainstream”, existen tendencias que imperan sobre otras debido a ciertos movimientos de capital. Y el caso de Grimes es que “Visions” vino a figurar justo cuándo el “boom” del Pop oriental, la llegada del “vapor wave”, el “pastel goth”, el comeback de los 90´s, y demás cosas parecidas venían a moldear la mente y los outfits de los jovencitos entre los 18 y 24 años de edad con acceso ilimitado a internet y sed de cosas “novedosas”. Entonces, la forma de  ser de Claire, que mezcla todo lo anterior en una amalgama que hace unos 15 años hubiesen discriminado por “otaku”, “friki”, “rara”, “ridícula”, se vuelve un MUST para copiar: Grimes ya no solo es música, es una referencia de lo que ser “cool” significa.

¿Qué pasa cuándo este ícono de la “socialite artsy” decide llevar su música por los terrenos de lo que no es “cool”? (Llamemos “no cool” a todo aquello que se escucha en la radio, al “mainsteam” del mal (sí, es sarcasmo), esa música pop que escondes en tu celular, el dubstep que tocan en las fiestas de prepa, entre otras más cosas que no están “padres”) Pues lo que pasa es que todos se confunden y corren en círculos, porque aquello que les da identidad los quiere forzar a escuchar cosas que no les gustan, los quieren volver como aquellas personas que detestan. Entonces se sienten traicionados, y con gran furia y desacuerdo, escriben un comentario en el vídeo de “Go” (citando textualmente): “La habéis jodido con esa basura rompedora de discoteca”, “eres una vendida”, “am i the only one who thinks she looks like miley cyrus?”, etc.

Más allá de pensar en que la canción fue escrita para Rihanna blabla, pensemos en el ente mainstream y demoniaco que es Grimes por haber decidido escribir una canción con una estructura de Pop comercial y demás etiquetas como alguien que sólo quiere estar en tendencia y ganar mucho dinero. ¿En verdad será la motivación de Claire? Todos sabemos que las influencias de Grimes van desde música folk hasta Mariah Carey, sabemos que en sus dj sets no es raro escuchar a Britney Spears o Christina Aguilera, o si la siguen en Tumblr, que es muy seguidora de bandas de K-pop, de rap, que adora los animales y ve mucho anime, inclusive ha estado de tour con Crystal Castles y Skrillex, sin nombrar lo mucho que le gustó “Anaconda” de Nicki Minaj. Siendo honestos, Grimes nunca ha intentado aparentar nada, si le gusta el cabello azul o no depilarse las axilas y al mismo tiempo hace música y arte, es una decisión que, más allá de tomarnos en cuenta, ella puede tomar gracias a que es una artista que trabaja independientemente y tiene con qué hacerlo. Es casi casi lo que todo “artista” desea: tener el dinero suficiente para hacer lo que se le venga en mente, y en gana.

¿Grimes apesta o no? Cómo dicen por ahí: “No soy monedita de oro para caerles bien a todos” y esa es la gran verdad. Grimes puede perder cientos de fans en la Condesa y ganar miles de fans en Neza, y es que eso no es algo que podamos juzgar o, mejor aún, que a Claire le importe, puesto que la finalidad de su trabajo no es acumular fans ni dinero, si no es, como con cualquier otra artista o ser humano, sentirse satisfecha con lo que hace, y si ello le reditúa, pues bien, y si no también. Al fin y al cabo, FKA Twigs ya vino (y vendrán muchas/muchos más) para volverse la nueva “Grimes” y cargar con ese peso ilusorio que son las expectativas de los fans y Claire, a pesar de haber declarado que borraría su álbum nuevo debido a la respuesta del público hacía “Go”, podrá regresar a sus labores veganas, a arruinar el #IceBucketChallengue y a escuchar Girl’s Generation todo el día para después dedicarse a grabar un álbum entero para Nicki Minaj, y todo estará bien con ella. El problema no es el artista, si no sus fans. Gracias a Grimes por dejarnos claro una vez más que ella hace lo que quiere, cuándo quiere, y dónde quiere.

Previous post

Rosa retro

Next post

Aphex Twin: Música contra la generación del vaporwave.

Andrei Shiva

Andrei Shiva