What´s Up

Ivy Tripp (un viaje al interior)

Katie Crutchfield —la artífice de Waxahatchee—lanzó su nuevo disco que llegó como un regalo de cumpleaños, con un tono tan áspero como los anteriores, introspectivo y visceral. Con la colaboración de Crutchfield, Spencer, y Kyle Gilbride. Y ahora cambiando de sello musical de Wichita Recordings a Merge Records.

Es un álbum que se puede entender desde una perspectiva de desorientación, de estar perdido en la vida buscando algún camino, alguna salida, lleno de angustia e incertidumbre. Su sonido ha evolucionado, aún con la instrumentación a simple vista —oído— simple, pero resulta más pulida que los álbumes anteriores  —American Weekend, Cerulean Salt— pero el mismo sentimiento penetrante. Hay mucha más experimentación con los teclados o las cajas de ritmo, sin importar que sea muy artesanal logra lo que considero su mejor disco.

Basta escuchar los primeros acordes de “Breathless” —al título— que además remata con una frase lapidaria

You take what you want
You call me back
I’m not trying to be yours
You indulge me
I indulge you
But I’m not trying to have it all

Las cosas parecen confusas cuando no existe un lugar al que ir; algunas veces no queda otra opción más que gritar y componer, como el sencillo promocionado “Under a Rock”, donde la fuerza y sentimiento se sienten inmediatamente.

O si tomamos “Air”, encontramos un sonido sofocante de una relación que con golpes lastimeros de fondo que nos recalca que estamos atrapados. Aquí de nuevo hay una frase de sentencia, como cuando uno acepta lo irresoluble de una situación.

You were patiently giving me everything that I will never need

Aunque parezca masoquista me encanta su música. Y a ustedes también les fascinará.

waxahatchee-2015-promo-650

Previous post

¿Que escuchar cuando se llega 15 veces a la primavera?

Next post

Twitch Plays Pokémon: La aventura de que debe relatarse

BrujoPost

BrujoPost

Brujos postergado, hijo predilecto de la Ciudad de México, ahora en el exilio (São Paulo)