What´s Up

Demasiado grande, James Blake

El anteriormente catalogado por ciertos blogs como “príncipe del post-dubstep” y quien en su momento criticara las aberraciones del dubstep gringo (Saludos a Skrillex); está de vuelta en las andadas con un nuevo álbum titulado Overgrown, un efusivo segundo LP repleto de melodías melancólicas, abundantes alegorías nocturnas y una dosis de introspectiva belleza. Un disco que eleva nuevamente su figura musical vanguardista, no con la misma relevancia de su predecesor, pero sí con mayor soltura.

El inicio de esta nueva placa discográfica, se muestra como una combinación homogénea de música radiante y taciturna en igual proporción, siendo las letras y la voz al natural de Blake los elementos centrales de sus nuevas composiciones. “I don’t wanna be a star./But a stone on the shore” canta con una inspirada franqueza en el primer track y el que le da nombre al disco. Posteriormente con mucho más enigma se muestra en “I Am Sold”, una pista donde más que cantar se dedica a repetir frases, pequeños fragmentos de lo que parecieran rezos noctámbulos, pensamientos astrales y meditaciones que James tiene a bien convertir en fascinantes canciones.

Por otro lado, los momentos menos decorosos del álbum resultan ser las colaboraciones, pues no logran la trascendencia que uno esperaría de ellas. Por ejemplo, la aparición de RZA (líder del Wu Tang Clan) en “Take a Fall For Me” era algo que al menos en el papel parecía interesante, dadas las posibles afinidades sonoras de ambos artistas pero que al final terminó siendo muy elemental y hasta chusca para un rapero de su categoría; mientras que Brian Eno por su parte, a pesar de entender bien el camino musical de Blake, tampoco añade gran sorpresa a la ecuación en los arreglos de “Digital Lion”, por supuesto no esperábamos una versión moderna de “By This River”, pero sí creemos que trabajar con Coldplay le ha quitado algo de magia a este señor.

james-blake-retrograde

Entre las otras piezas sobresalientes de Overgrown podemos mencionar obviamente “Retrograde”, uno de sus track más sofisticados y sólidos hasta la fecha, infusión impecable de R&B/soul y todas las fortalezas ya conocidas de James Blake. “Voyeur” es otra de las pistas que también sobresalta del resto debido a su producción ¿Bailable?, una especie de dub techno que no se encuentra muy lejos de Jamie XX o Caribou. Y finalmente para quien esté buscando las típicas baladas de piano de sus producciones anteriores, seguramente se sentirá conforme con pistas como “DLM” y “Our Loves Comes Back”, ambas piezas con la sensibilidad clásica y etérea del joven británico.

Recientemente se especulo mucho sobre posibles colaboraciones de este productor londinense con Kendrick Lamar y The Throne (Jay –Z & Kanye West), rumores que aun cuando el mismo Blake se ha encargado de aclarar, no dejan de ser una probabilidad emocionante y que refleja la importancia que se ha ganado en la escena, gracias a su detreza para producir música electrónica o de raíces negras; incluso hay un video increíble donde aparece conviviendo a lado de Hit-Boy, John Legend y Kanye West en un mismo estudio, un lujo que no cualquier blanquito podría presumir.

Overgrown by New User on Grooveshark

Previous post

SECRETLY. WE. ARE. GAY.

Next post

Daft Punk: The Collaborators parte 2

amaury4real

amaury4real