What´s Up

LA CASA SIN LETRAS

Te ha despertado el Sol mayor de una tarde de verano, sólo para darte cuenta que todas tus cosas se han ido, ni siquiera se han molestado en dejarte tu par de zapatos completo, todos los libros tirados en el pasillo, los vas recogiendo mientras los perros van ladrando desconsolados de haber quedados en esa mansión, sólo te queda limpiar y pulir, esperar a alguien como tú pero que no seas tú para poder buscar todas tus cosas en el pueblo.

Lo sabes, es culpa del festival que ha llegado con todos sus enanos poco confiables, no querías pensar mal de ellos en el momento que los viste, ya que ahora no hay nada peor que discriminar enanos. Sabes que tus amigos te verán con aquel rostro donde dudan de que tanto mereces tu humanidad, pero sobre todo tu estatura, ni tú mismo sabes qué harías si fueras un enano, muy seguramente tendrías el mismo mal humor, el mismo mal gusto para vestirte y seguramente tampoco te llevarías bien con los demás niños (aunque simularas intentarlo), sólo estas seguro que jamás contarías tan malos chistes como los de ellos; aunque, si lo llegas a hacer no te enojarías, sabes que son malos. Tampoco tomarás las cosas de todo el pueblo sólo porque se burlaron que no sabes contar.

Antes de seguir recogiendo debes recordar que tus amigos no te hablan, porque llegaste tarde al festival y a la vez olvidaste la bomba nuclear que hicieron dos noches atrás para tirar la carpa de los payasos, para poder liberar a los animales, pero la olvidaste con todo y el rehén, todos te gritan que no quieren volver a verte la cara otra vez. Terminaste en la carpa de los enanos, no paraste de reír e ignorarlos hasta que lograste molestarlos, sabías que tu pueblo era su última parada al terminar la estación.

No era necesario iniciar una persecución, pero lo hiciste y ahora todo el pueblo sufre, se han robado todo lo que pudieron y han huido a la playa.

El pueblo te odia y eso importa poco, esos enanos se han llevado tu Nintendo pero lo único que importa son las letras de tus libros, tienes que recuperarlas antes de que las páginas se marchiten como los vegetales que se volvieron.

Tienen que partir a la playa, en busca de todas las letras, tu perro y todos tus amigos imaginarios salen conforme al sonido de tu voz…

We are back, vatos locos.

Previous post

There is no more story.

Next post

EN MEDIO DEL ALQUITRÁN Y EL NEÓN

Carlos Carlos

Carlos Carlos