What´s Up

Stop Imperialist pop

El medio del espectáculo —hasta el término es un programa de televisión— está lleno de intereses económicos, no solamente la legítima necesidad conseguir el sustento mediante el arte que se practique: música, literatura, danza, o ártes plásticas, también todos los medios tienen la consigna, al menos, de vender publicidad.

Luego de los recientes dimes y diretes entre Taylor Swift y un fotógrafo que la acusaba de doble moral debido a su política respecto a las fotografías tomadas durante su gira, y que fuese ventilada al tiempo que la diva se viese involucrada en conflictos como el retiro de su música de Spotify y sus declaraciones sobre Apple Music, la pregunta es: En la era del streaming ¿Quién trabaja para quién?

1187342

Como paréntesis informativo, el modelo económico de Spotify consiste en crear una cuenta conjunta con todas las suscripciones. De ese monto toma el 30% y reparte lo demás de acuerdo al número de veces que la canción fue escuchada. Claro que esta forma de comercialización resulta contradictoria. El dinero se gana en base a suscriptores mientras que los gastos efectuados son de acuerdo a las veces que se tocan las canciones, en mi caso lo peor es el destino de mi dinero, si yo me suscribo la mayoría de mi dinero irá a parar a los siguientes grupos que fueron los más tocados en el 2014:

  1. Coldplay
  2. Imagine Dragons
  3. Maroon 5
  4. OneRepublic
  5. One Direction

No importa que otra parte del pastel se la lleven Katy Perry y Ed Sheeran, sino que yo no pueda decidir que mi lana esté financiando a grupos que detesto en detrimento de los grupos que apoyo y que me llevarían a tener una suscripción si supiera que eso los ayudaría. Entonces si bien la era digitan tiene muchas ventajas en materia de apoyo a los grupos nuevo el panorama no ha mejorado en realidad.

¿Qué pasa con los artistas independientes? ¿Qué se puede hacer para asegurarnos de que la música que amamos sobreviva?

Air

Yo regularmente compro directamente del sitio del grupo, por ejemplo Rasputina; un grupo favorito del que compro la mercancía que saquen porque es lo que quiero, les escribo, voy a los conciertos cada que puedo y comparto su música. Otro caso; el fin de semana pasado fui a la Virada Cultural 2015 para ver a Camila Brasil, así toda rupestre pero con las ganas de hacer algo, música y letra originales. Ese tipo de festivales donde hay una gran apertura me gusta mucho, se pueden ver tantas opciones

Las consecuencias de la indiferencia son las condiciones precarias para que florezca el arte sin compromiso. Creemos que tenemos mayor libertad y que los servicios de streaming por fin están beneficiando a nuestros artistas en la era del internet. Pero quizá, en realidad la industria sigue controlada por los mimos señores de traje y corbata, esos que no están interesados en la música.

 

 

Previous post

Ases Falsos: La dictadura de la vejez

Next post

SS16 Caballero

BrujoPost

BrujoPost

Brujos postergado, hijo predilecto de la Ciudad de México, ahora en el exilio (São Paulo)