Ruff-Stuff

La moda Godínez, ¿un mal necesario?

Aquí va un pequeño tributo para estos individuos, que salen día con día a ganársela, cuyo panorama ha sido objeto de burlas entre las redes sociales, y blogs de circulación nacional. ¿Qué motivaciones y retos debe enfrentar el famoso Godínez para salir vivo a final de quincena? ¿Valdrá la pena que el jefe lo siga zapeando?

Craig Schwartz (Being John Malkovich), probando suerte como archivador.

Craig Schwartz (Being John Malkovich), probando suerte como archivador.

Aquel lunes en la oficina, me puse a reflexionar, si la ardua rutina, y el desempeño realizado, alcanzarían las aspiraciones a futuro. Pues bien a mi derecha tenía una taza del Cruz Azul, aquella que causo polémica y burlas entre los compañeros, del otro lado un montón de pedimentos por validar, ¡que flojera!

Mientras tanto en FM, Toño Esquinca daba una dosis de su famosa actitud positiva, ¿qué porque sigo escuchando este programa? ¿Ha cambiado mi manera de ver mis días? Por supuesto que no, pero pretendamos un poco de motivación, al inicio de la semana, además el buen Jodorowsky no había empezado a tuitear sus famosas frases.

Recordando aquella escena donde Carl y Lenny de Los Simpson están a un lado del ducto de mensajería de la planta, sin tener nada importante que decir, revela mucho en cuanto al ambiente real en oficina, ¿o se fueron con la finta de “The Office?, aquella donde el jefe será como Michael Scott (Steve Carell), rodeado de interminables situaciones que haría reír hasta al más antipático del equipo de trabajo.

Al parecer Dwight no soporta la jornada laboral.

Al parecer Dwight no soporta la jornada laboral.

Este y un sinfín de ejemplos nos ha brindado la televisión, contextos que ponen en tela de juicio la estabilidad emocional del Godínez, ¿valdrá la pena seguir la pesada rutina?, no por nada son los responsables de las interminables filas en el cajero cada quincena. O los atascados bares con karaoke los viernes por la noche, los cuales podrían ser su más grande escape, listos para finiquitar en una noche, gran cantidad de su paga.

Pero cada centavo lo vale, lo que sea para contrarrestar los efectos de la semana, aunque sea un breve instante, el Godínez recargara actitud para poder empezar de nuevo la semana. Ya que el Lunes a primera ahora estará desquiciado en su Tsuru, atrapado en el tráfico, que probablemente podría incitar al suicidio colectivo, ¿será necesario recurrir a un montón de terapeutas en Periférico que puedan alivianar el estrés del Godínez?, pobre, pobre Godínez.

De una cosa estamos seguros, estas personas despectivamente llamadas “subordinadas”, están saliendo día con día a ganarse la vida. No como los que se quedan en casa rascándose el ombligo, viendo programas como Venga la Alegría, seguramente aquellos que se mofan de los oficinistas, se ganan la vida desde la comodidad de su hogar; probablemente vendiendo sus Price Shoes por catálogo.

Previous post

Bacalao sin Navidad

Next post

SHOICHI AOKI Y SUS FRUTAS

Gerardo Gayo

Gerardo Gayo