Visual

La ruptura del Sandwich

Por fin pude ver el tercer largometraje de Fernando Eimbcke, quien con Temporada de Patos llamó bastante la atención por un estilo que no se había antes en un cineasta mexicano y que correspondía en medida a las corrientes del cine independiente de ese año.

He de admitir que Fernando Eimbcke es mi cineasta favorito de Latinoamérica, sus dos cintas anteriores Temporada de Patos Lake Tahoe me parecen una excelente narración del espíritu adolescente, de los fines de semana de ocio, las huidas de los propios monstruos juveniles y un sinfin de emociones que para que les digo mas, son retratadas en un estado aparentemente 100% natural por medio de una cámara fija, un buen uso de los planos, el espacio y con un guion efectivo, ninguno de estos elementos se ausenta en Club Sandwich pero la diferencia es que aunque esta cinta igualmente retrata la adolescencia ahora los adultos toman un papel protagonista, a diferencia de las cintas anteriores que solo son un estorbo o un cartón en medio, una forma muy parecida a la manejada por Wes Anderson.

Club Sandwich retrata el viaje de una madre soltera con su hijo a un hotel en medio de la nada y la playa, en un hotel con poca gente o casi nadie, ya que no es “temporada alta” y “están por una promoción”, que no tiene otro fin mas que escapar un rato de la rutina y encerrarse en el ocio con aire acondicionado, no hay rupturas entre la madre y el hijo, la relación obedece mas a un vicio de Freud o al de una madre sobreprotectora que cuando ve a su hijo distanciarse por culpa de otra mujer no sabrá como reaccionar.

La trama es sencilla y se mantiene sencilla, con cerca de una hora con 15 minutos, la cinta navega entre los ratos donde madre e hijo no hacen nada mas que jugar Scrabble, huir del sol y de como ambos van confirmando su edad a partir de arranques o momentos que no premeditan, como lo es el huir del bikini rojo o el regresar al cuarto para solo ver el techo en vez de pasar una tarde de juegos en la alberca.

Todo esto se ve interrumpido por la aparición de Jazmín , ella tiene padre anciano y madre ausente, a partir de esto inicia un concurso de la madre por rejuvenecer en medio de la desesperación de despedir a su hijo de la infancia.

La cinta cuenta con los elementos que han caracterizado a Eimbcke, quien el mismo reconoce en su estilo, sus limitaciones como el no poder retratar de otra forma mas que en cámara fija o que a veces los personajes se salen de control, en este caso los 3 personajes obedecen de buena manera la anécdota y es en la mamá quien se centra el peso, si uno rehuye a las cintas anteriores de Eimbcke en esta pueda sentir que la anécdota se alarga y se alarga, pueda que quede esperando un momento como una despedida o un llanto o simplemente un grito, aquí no lo encontraran, los personajes se abordan a si mismos sin la necesidad de un arrebato dramático.

En comparación con las otras cintas de Eimbcke, Club Sandwich es en mi punto de vista la película mas disciplinada pero es una cinta que no me termina de provocar el verla una y otra vez como sus otras dos cintas anteriores, igual es que como el mismo Eimbcke dijo la cinta va para las mamás adolescentes, ya que Hector en algún momento se vuelve en un camino en linea recta que como Demian de Hesse solo busca romper con su mundo. Hablando un poco de Eimbcke su cinta mejor lograda y mas ambiciosa es Lake Tahoe, uno no tiene que ver Temporada de Patos para entender el cine mexicano ya que al final el cine de Eimbcke deambula en un mundo propio, que lo que tal vez le hace falta es el poder sacar cintas de manera mas continua, un cine que yo recomiendo ver y no es pesado de analizar.

Club Sandwich es en conclusión lo que mas me ha gustado de la 55 Muestra de la Cineteca Nacional, ahí dándose un quienvive con Gloria,  igualmente esperen las demás críticas (no he visto muchas u.u), siento que dura muy poco y puede dar mas pero solo Eimbcke y su editora saben hasta donde alcanza  Club Sandwich, es una cinta situada en el otoño de la playa por lo que pueden esperar muchos pasajes solitarios, ver los restos del verano y el situarse en un limbo temporal.

No pierdan la oportunidad de ver los últimos días de Club Sandwich en la 55 Muestra, ojala no tarden tanto en estrenarla en cines comerciales, ojala CinePantera se ponga las pilas para conseguir esas copias físicas de Lake Tahoe y ojala lo haga igualmente con Club Sandwich.

 

PD: Crítica hecha por un fan del cine de Eimbcke.

Previous post

Austin Tv y su ultima noche del mundo.

Next post

Bailemos hasta abajo

Carlos Carlos

Carlos Carlos