What´s Up

MARVIN 12 (CONDESA)

Antes de seguir leyendo recomiendo que lean al menos los primeros párrafos de nuestra primera parte acerca del Festival Marvin, para poder hacerlo sólo den un click aquí.

Julia Poza:

Chelsea vs Neil Zaza

Para Neil, la colonia Roma es un pueblo fantasma. Con el transcurso de las horas su visión se acostumbra al sol de las 3:00 p.m. y deja de deslumbrarlo. Es ahí cuando aparecen los fans que antes no encontraba y él, desde el escenario los señala para hacerles saber que su entrega e interpretación es sólo para ellos.

En el festival Marvin vi muchas presentaciones buenas y otras regulares, sin embargo, sólo Neil Zaza tuvo la mala suerte de competir en horario con otros 22 (final de la Champions). Tal vez sea por eso que su público estaba conformado por un sólo fan, dos fotógrafos y yo.

Lo peor de esto fue que la Cantina Covadonga tiene capacidad para mucha más gente y esto lo hacía ver como un performance (con mucha entrega y esfuerzo, eso sí) de un adolescente en el auditorio de la escuela; puesto que sólo estaba él, sin mucho show ni mucho público ni nada.

En realidad su música no es mala. Tiene varias canciones buenas (aunque todas muy parecidas) pero eso no logró contrarrestar el efecto “pueblo fantasma” o “presentación escolar” que rodearon la mayor parte de su presentación, sin embargo, los últimos 10 minutos de solos de guitarra lo animaron un poco porque entraron varios curiosos a escuchar, comprarse una cerveza y aliviar un poco la decepción de Neil, quién a su vez interactuó con ellos como agradecimiento.

En lo personal yo no lo hubiera metido en el cartel porque era de esperarse que iba a pasar algo así; pero en realidad no me pareció mala experiencia para mí como público porque era un tanto entretenido, sino que se notó que fue mala experiencia para él como artista.

Andrea Balency

Siempre mantuvo su actitud misteriosa y de músico profesional. Llenó al Caradura con los teclados y su voz penetrante que llega al ritmo de las secuencias.

Para mí, Andrea Balency fue la mejor presentación, aunque la mayoría del público parecía estar más interesado en sus conversaciones que en escuchar la música.

Su repertorio fue la combinación exacta de amor y melancolía, no tuvo ningún problema de sonido, y me pareció muy natural el ritmo al que llevó sus canciones y sus movimientos.

Bailó un poco, sonrió poco, cerró los ojos y escuchó lo que hacía. Me encanta ver a esos artistas que disfrutan lo que hacen y que a su vez te hacen sentir un escalofrío cuando los ves interpretar en vivo.

Juntó su personalidad con su música en el escenario; y aunque ella tampoco tuvo un show impresionante, fue más bien su actitud la que definió la adoración de los afortunados en las primeras filas.
Tal vez me hubiera gustado que se presentara en un lugar más grande pero a demás de los empujones de los fans, no cambio nada de esta presentación. Fue simple y de cierta forma pura; esta naturalidad fue lo que mantuvo las expectativas de todos hasta el final.

Organización de Marvin

Independientemente de las presentaciones, creo que faltó conocimiento de su público a los organizadores de Marvin. A muchos de los artistas les quedó chico o grande el escenario (sin ofender). Espero que el próximo festival tomen en cuenta los espacios de acuerdo a las preferencias del público.
En cuanto a los medios de transporte creo que sí ayudaban mucho las camionetas y el turibus pero eran insuficientes. Otra vez, también lo esperábamos.
Y los horarios creo que se acoplaron a la falta de transporte, como sabían que podía tomar un rato ir de un lugar a otro pusieron algunas separaciones, eso estuvo bien, sin embargo, hubo momentos en los que no había nada que me gustara y/o todos los lugares estaban llenos (no dejaban entrar) y terminabas sentado en el parque con un helado esperando la siguiente banda.
Recomendación: Todo se arregla conociendo los gustos de los asistentes.

Cosmos:

Abro con una queja muy simple acerca de este Marvin, es acerca de que el cartel del año pasado me enamoró y el de este año no fuer así, a diferencia del año pasado donde mataba por ver a Fujiya & Miyagi junto a Holy Ghost este año sólo me interesaba de la parte anglosajona ver a Atlas Sound pero esto es más un problema personal pero creo que sí es queja el haber dejado a un lado infinidad de proyectos nuevos o independientes para darnos más de lo mismo por ejemplo Austin TV o Los Músicos de José, se pudo haber abierto más en ese sentido el festival e incluir un headliner hispano fuerte, que ese papel le correspondió a Bengala y Carla Morrison, es aquí donde me parece interesante la fuerte bienvenida que tuvo el festival, he de confesar que mi plan era ver la Champions ya que de los que abrían que eran Austin TV, Torreblanca y Carla Morrison, dos no me interesaban en lo mas mínimo (además de que ya los he visto) y Torreblanca tengo aún muy fresca una de sus presentaciones.

Por cuestiones de trabajo terminé perdiéndome el primer tiempo de la Champions y privándome de poder ver por primera vez a Los Mundos, de lo cual no me arrepiento ya que justo a esa misma hora empezaba el set de Silverio que a mi parecer fue de los mejores del festival, me parece increíble como Julian Lede a.k.a Silverio se da el lujo de llegar 20 minutos tarde a su presentación, de como el mismo lo dice “esta canción la toco yo, todo el día”, de no haber sacado nada realmente reciente, además de que en la semana tuvo otras 3 presentaciones a pesar de todo esto la Cantina del Covadonga no tenia cupo para un alma más y muchas personas terminaron llenando el descanso de la primera planta del Covadonga para ver por lo menos de lejos a este gran front man, quien tuvo su momento cúspide al retar a los ingenieros de sonido y organizadores de que aunque llego tarde iba a tocar completo su set, que si lo iban a bajar era subiéndose al escenario por él, en ese momento la Cantina del Covadonga dedico un minuto de una ovación unísona que decía “¡Silverio, Silverio!” al final esto alargo la presentación unos 10 minutos más. He visto a Silverio cerca de 9 veces entre trabajo, morbo, ocio y gusto, y siempre es un show diferente aunque no lo parezca, esto fue en lo personal de lo que más disfruté del festival junto a la presentación de Dapuntobeat creo que ambos (Silverio y DPB) gozaron de la buena suerte de contar con una buena producción y que el Covadonga fue un excelente escenario (el mejor del festival), además de que el calor favoreció el ánimo de la gente.

Los puntos malos lo veo en las distancias, los horarios, si hubiera sido otro cartel más fuerte no pararía de quejarme de las pocas bandas que vi, la banda sorpresa que de sorpresa no tuvo nada, el poco aforo de la mayoría de los escenarios (en espacial la Mezcalería Mil Amores), el pésimo trato recibido por parte de la seguridad del Pata Negra en la presentación de Agrupación Cariño quienes como choferes de pesero te empujaban “para que no desperdiciar el espacio de atrasito”, señores si ya no cabe la gente ya no metan más, lo demás me pareció adecuado, además como en su momento dije, llevo cerca de 10 años recorriendo esas rutas así que no me pareció nada del otro mundo, el próximo año estará mejor eso sin duda, este por así decirlo era para terminarlo de consolidar o asegurar como ustedes lo vean.

Fotos: Luis Antonio (@tengo3nombres)

Previous post

MARVIN 12 (ROMA VIVE)

Next post

FEAR OF MEN DESDE LAS PROFUNDIDADES

Carlos Carlos

Carlos Carlos