Visual

Metrópolis o la cuna de la distopía

La propaganda de una película habla de que fue la que comenzó todo, dejando de lado las sentencias absolutas, Metrópolis es una película de ciencia ficción que —a sus casi 90 años— ha influenciado y sigue influenciando al cine.

Es una historia situada en 2026 en una ciudad divida en dos clases subterránea —los obreros— y la opulenta clase de la superficie, Ambas desconocen la existencia de la otra, solamente el que controla todo: Joh Fredersen que tiene un hijo que se enamora de una habitante del submundo: María. Esto podría quedarse en la historia de Romeo y Julieta en versión ciencia ficción pero la película va más allá, María es raptada y un robot es puesto es su lugar. La película contiene una crítica ante una sociedad utilitaria, donde la clase obrera es oprimida y no tiene acceso a los placeres terrenales, muestra la manipulación de las masas, la decadencia burguesa, incluso pintando una ciudad al estilo Babel.

Para la filmación de la película se usaron 37000 extras, de los cuales 1100 tenían que ser calvos; fue un presupuesto inusitado para la época, siendo Fritz Lang un maniático del control participó muy de cerca en la elaboración de los escenarios y la elección de los actores que es muy acertada. El rodaje duró casi año y medio; la historia fue escrita por su esposa, Thea von Harbou.

La película ha sido una influencia en la cultura desde entonces, todos los instrumentos científicos se repiten a lo largo de innumerables películas desde Frankenstein hasta las películas del Santo, la ciudad recuerda a la ciudad Gótica de Batman y la ciudad de Superman lleva su nombre por esta película, y también podemos hablar de los replicantes de Blade Runner o el C3PO que fue inspirado por diseño del robot, o el reloj del apoderado Hudsucker, o la máquina del Quinto Elemento, o hasta en dibujos animados como Los Increíbles (Metroville) o en Bob Esponja (Planktopolis) incluso en la música ha sido una influencia como el “Another Brick in the Wall” de Pink Floyd o “Radio Ga-Ga” de Queen. O incluso la magnífica 2001 de Kubrick.

Me parece además, que después de tanto tiempo la película aún tiene el mismo valor, sigue siendo vigente -su trama incluye una provocadora infiltrada que busca la destrucción- creo que se debe al hecho de que es una apuesta total y comprometida con una visión, es una película épica con muchos recursos a la mano del direCtor, pero sin duda muy bien aprovechados. Quería aprovechar este momento para recomendarla porque a mi manera de ver es una de las películas que tienen que ser vistas.

Previous post

5 fotógrafos japoneses contemporáneos a seguir.

Next post

Triton: La marcha imperial en la pasarela

BrujoPost

BrujoPost

Brujos postergado, hijo predilecto de la Ciudad de México, ahora en el exilio (São Paulo)