Visual

Molotov Estalla

La carrera de un director es muy parecida a la de un músico, tu primer disco das lo mejor de ti y en el viene toda una vida, normalmente sorprendes. El segundo muchas veces es una caída, no es tan bueno como el primero, la presión de igualarlo, el éxito repentino, muchas cosas influyen, pero es hasta el tercero donde se demuestra de que estas hecho y es por así decirlo, tu consolidación.

Proceso similar es el que vive un director, tu primer largo es el que se lleva los aplausos y reconocimientos, tal vez no ganes alguna Palma de Oro o seas lo mas destacado de Sundance, u otras veces no es hasta la tercera película donde ya se ve que el director tiene un estilo y el primer largo no es tan atendido, ya que a diferencia de cuando haces un disco, en una película tienes que responder a mas intereses; En otras palabras, es mas caro hacer una película que un disco, por eso no es tal vez hasta la tercera producción que el cineasta logra la confianza de los inversionistas y el se desarrolla cómodamente.

Olallo Rubio en su tercera cinta no nos muestra nada de lo anterior mencionado, la evolución en su forma de dirigir no ha evolucionado ni un poco, es mas, me atrevo a decir que retrocedió, y no es que hablemos de que Rubio manejó una excelsa maestría en su debut “¿Y Tu Cuanto Cuestas?”, la cual siempre he pensado es uno de sus podcast pero con imágenes, en éste momento era justo dudar de él, es su primera y él mismo se la financió, pues que haga lo que quiera. La segunda aun mas fallida “This Is Not A Movie”, solo diluía las pocas esperanzas que podía haber y subrayaba todos los errores en su forma de dirigir, además de refugiarse en un surrealismo que solo pocos vieron; Para ésta tercera entrega, hay que admitir es lo mejor que ha hecho (aunque eso no significa que ésta última sea una película realmente trascendente).

El primer problema de la película y que nunca dejará de hacerse presente, se nota en la primera media hora. Uno supone que al ir a ver un documental de una banda (en este caso Molotov), la presencia de estos mismos no tardará en aparecer en la película, pero en “Gimme The Power”, la primera media hora (lo conté) se menciona a Molotov una sola vez y en cambio vemos un repaso de la historia moderna de México a partir del fin del Porfiriato, todo claro, desde la óptica de Olallo Rubio, quién nos repite lo que hasta el cansancio hemos escuchado, sin darle un nuevo sentido. Jamás se menciona la relación entre el auge económico en el gobierno de Lázaro Cárdenas y los estudiantes del 68, jamás se hace una revisión del contexto internacional y México, como diría una canción de Molotov: “Que no lo haga bobo Jacobo” aquí es “Que no lo haga bobo Olallo”, porque el repaso de historia que se da no es algo muy alejado de lo que vimos en primaria o que escucharíamos en cualquier mitin organizado por el Partido del Trabajo; Es esta media hora sumamente innecesaria.

El documental se supone y nos lo venden como un documental de Molotov, lo cual no sucede hasta que en una forzada conexión se ve a Micky ser entrevistado por el propio Olallo, aquí el film es donde realmente empieza, o al menos es a partir de aquí donde el film es rescatado no tanto por Olallo, mas bien por el carisma que tienen los integrantes de Molotov.

Es el mismo Molotov quien salva la película, lo repito, porque Olallo sigue cayendo en errores que son responsabilidad única del director.

El fuerte de la película es cuando Olallo no interviene y solo deja la cámara, porque cuando lo hace no puede evitar ser un protagonista mas, constantemente le veremos el rostro (fallo a mi parecer), donde se demuestra el ego con el que se maneja.

Es también desesperante que Olallo critique a las cúpulas del poder y los medios (en especial Televisa) cuando el mismo buscó para su film pasado el apoyo de esta empresa, o que ponga a Avandaro como el gran auge de la música “rock” en México y una hora después cuestiona de dura manera a Luis de Llano, no defiendo a Llano, pero que manipulador es Olallo al solo mencionar una parte de las historia ¿por qué no menciono los nombres de quienes produjeron y promovieron Avandaro?; Por si no lo sabe, hablamos del mismo Luis de Llano y de Pedro Damian (creador de la banda RBD), otra muestra de como a Olallo solo le interesa vendernos su verdad y poco le importa que muchas veces Molotov pase a segundo plano.

El descaro de criticar los modelos económicos como el neoliberalismo para que el documental sea patrocinado por la marca de ropa deportiva de las tres franjas, y contar con un fuerte product placement que es fácil notar (¡vamos! tienes problemas como director cuando ni siquiera sabes manejar el product placement).

Si lo que buscas es saber mas de Molotov, los líos con su disquera, el porque algunos de sus discos son bastante mediocres, sus cambios de manager, sus inicios, como se ven unos a los otros, lo que puedes esperar del documental de una banda nunca lo encontraras aquí. Solo se les maneja como unos mesias de la libre expresión y el “rock” en México, crédito que nunca asume en su totalidad ninguno de los entrevistados y mucho menos Molotov, quienes siempre se declaran sencillos.

La forma en la que se maneja la banda y su relación con las causas sociales de México es clara cuando se menciona el zapatismo, donde ellos dicen que jamás se cuelgan de las causas que no entienden o que consideran ajenas y que lo que hacen lo hacen porque quieren (“Frijolero” nace de una anecdota de Randy en la aduana), y como dice el propio Arau de Botellita en la cinta: “ellos son mas zapatistas y rebeldes sin decirlo, no como otros que andan por la vida diciendo que lo son”, tal vez de esto debería tomar nota el director.

De lo poco bastante acertado en el documental, es la forma en la que se abarca como es visto Molotov en el extranjero, la película se disfruta bastante cuando el director deja a un lado sus prejuicios e ideas y Molotov y los entrevistados hablan de música.

Si de verdad quieren saber de Molotov, creo que la entrevista que hace tiempo Rulo les hizo para la revista Gatopardo, es por mucho mejor que esta película, acá les dejo el link de una de las mejores entrevistas que he leído.

Lo que fue la cereza del pastel para mi desesperación, fue el intentar demostrar de Olallo Rubio que en este mundo hay una verdad y es la suya, ésto es cuando se nos sugiere a los espectadores que la generación de Molotov (y obvio la de Olallo) es una generación rebelde que ya hizo lo que le correspondía y nos reclama a nosotros (la generación mas joven) el ser unos apáticos y conformistas, tal vez nosotros al no tener una banda como Molotov no demostramos nuestra rebeldía cantando una hora y comprando discos (protestas light), tal vez nuestra generación busca otras formas de rebelarse mas creativas y productivas.

Olallo por pura ociosidad y justicia debería sacar en el DVD una versión extendida o un final alterno que incluya una mención al movimiento #Yosoy132, que aunque esté lleno de muchas incongruencias y del síndrome “borrego”, le responde a todos aquellos que no nos bajaban de la generación mas indiferente de la historia. Si aun no queda claro este párrafo, esta nota de Plaqueta lo hará, si quieren leerla den click aquí.

El problema con esta cinta es grave, es y lo suponen, para mi el principal problema es Olallo Rubio, a quien respeto en todos los aspectos que ha desarrollado menos en sus películas, que siempre parecen no poder abarcar todo lo que quieren abarcar; Eso no sucede en sus otro proyectos, donde Olallo se desarrolla de mejor manera logrando ser divertido y entretenido, sin mostrar ese lado suyo tan egolatra y contradictorio que se ve en sus películas poniendo solo un poco de atención.

Hablando de Molotov, es una pena que su documental vaya a ser tan intrascendente cuando ellos se merecen mas, pero bueno, cada una de las partes tuvo su razón para hacerlo, Olallo para salir de ese bache que significo “This Is Not A Movie”, ésto es claro porque en la película jamas se arriesga en la forma de contarlo, la estructura es bastante clásica y no es por ser hater pero esta película que fue diseñada para ser un mero tramite (con mero tramite me refiero a que no necesitaba grandes habilidades de dirección), por momentos se le complica mucho a Olallo (por lo que debería repensar si es buena idea hacer una cuarta película con los elementos con los que ha hechos las otras 3). Otro punto donde se ven las intenciones de Olallo, es la estrategia de mercado, no es casualidad que se estrene un mes antes de las elecciones presidenciales en México, ni que haya tenido una fuerte promoción en el Vive Latino.

Las razones de Molotov también son claras, son amigos de Olallo no iba a ser muy complicado ni molesto estar bajo la lente de su cámara, además de que es también una buena estrategia de mercado, no es casualidad que salga justo al mismo tiempo que su disco Desde Rusia con Amor y que forme parte del resurgimiento que Molotov planea al ya estar libre de su disquera, y ahora re-empezar el camino como ellos realmente quieren.  Repito, si quieren realmente saber de Molotov, lean la entrevista que Rulo les hizo para Gatopardo.

Mi conclusión: Vayan a verla, no pierden mucho, además de que es un interesante ejercicio de historia que les puede ser útil para las elecciones que son en un mes, así recuerdan la historia  del sistema que se promueve como nuevo, además de que seguro gozarán algunas partes, solo no se traguen entero el cuento que nos quiere vender Olallo, no todo es negro o blanco o izquierda o derecha.

Previous post

The Kitten Covers [Más Allá Del Pelo]

Next post

FIESTA EN PIJAMAS

Carlos Carlos

Carlos Carlos