What´s Up

Neutral: 3 días alineando a México con Chile

Entre festivales que van y vienen en este país, algunos auspiciados por empresas que venden refrescos, cervezas o tennis, el tener la oportunidad de que Quemasucabeza traiga a varias de sus cartas fuertes durante tres noches consecutivas, es todo un suceso. Cabe destacar que el festival cuenta ya con ediciones anteriores en su país de origen y que ha adquirido tal fuerza que la apuesta por llevarlo a México, donde el sello y en general la escena de artistas chilenos está cobrando cada vez más fuerza, es segura.

La primera noche y ya me estaban sudando las manos. Era la primera vez que me encontraría con los Prehistöricos. Debo ser el peor fan del mundo por no haberlos visto en alguna de sus otras visitas a México, pero no importaba. Tenerlos en la primera fecha del festival era el mejor de los augurios.

Prehistöricos tienen la candidez del primer amor y la sinceridad de un mejor amigo. No necesitaron más que ser ellos mismos para tener una cercanía insuperable con el público. Lo que sucedió en el Foro Indie Rocks esa noche fue un toma y daca entre la introspección y la euforia. Tomás y la banda llevaron a la gente con dulzura para luego usar el acelerador a discreción y recetar ejecuciones fuertes donde la instrumentación no dejó de brillar cual diamante bajo luces de estrobo. Lo que hace diferente a estos chicos es la manera en que viajan por las pulsaciones de los sentimientos para que el público pueda  conectar con sus temas. Lo lamentamos por quienes no pudieron presenciarlo.

2015-07-02 21.52.06

Los convidados (que no fueron de piedra) de la noche fueron Vaya Futuro. No estoy familiarizado con ellos pero no importa. De eso se ocupan ellos  en cuanto se suben al escenario y se montan en sus instrumentos, cual tripulación espacial. Pero lo que podría parecer calculado y frío se termina apenas unos minutos después. Luego van y se convierten en una suerte de nativos en medio de un rito ruidoso. Y en serio, es un alivio que lo que otras agrupaciones anglosajonas de Shoegaze tengan de ensayo y pose, estos muchachos lo tengan de visceral. Antes de colgarse la medalla de la etiqueta, prefieren darlo todo y que el público decida. y es lo más inteligente que pueden hacer. Con todo, la noche de ese jueves dejó los estándares muy en alto… Y no nos decepcionaron.

La segunda velada sería algo así como un abanico todavía más variado. La noche comenzó lenta para Protistas, pero ellos en ningún momento amainaron su peculiar sonido, aquella particular variedad de características a la que deben su nombre. No es fácil pues, meterse de lleno a la música de Protistas, quienes encarnan la sombra jungiana de la música chilena. Pero ellos son pacientes y aguardan el impacto, que se produce inavitablemente en el público. En sus temas hay reflexión, confrontación, enfermedad y melancolía. Creo que la gente se sintió sorprendida por lo que son capaces de lograr en vivo, aunque en ningún momento hayan dudado de su calidad.

Lo más esperado sin duda, sería Ases Falsos. La expectación era demasiada y en el momento en que subieron al escenario y en que Cristóbal dejó su mochila a un lado y se quitó la gorra, dejaron en claro que iban directo a lo suyo. La gente aún no había digerido “Venir es fácil” cuando ya se encontraban pidiendo temas enmedio del griterío. “El tiempo apremia, no es rockola y hoy no podrá ser a la carta”, dijo el líder de la banda con el tono ácido que le caracteriza, sin que por ello perdiera encanto o conexión con el público, que se dejó llevar y coreó absolutamente todos los temas, incluso un par de novedades en el repertorio del conjunto.

2015-07-03 22.57.32

Un ente como Ases Falsos es difícil de describir a cabalidad, pero aquella noche ese afán de no ser complacientes se emparentó con el ímpetu de dar el mejor show posible, sin falsas florituras. Contundentes sin ser falsamente rabiosos, ofrecieron un recital que lo mismo fue fiesta que invitación a la reflexión, justo lo que la música debe ser.

Finalmente llegó Pedropiedra, el geniecillo curioso que se abrió paso a lo grande: va acompañado de Mariel Mariel. Se paseó por el funk curioso de sus inicios lo mismo que por la dulzura oscura de sus temas más recientes. Va de “Las chicas quieren verse bien” “Al Mister Guantecillo”, y acaba con “Las vacaciones en el más allá”. Para cuando vino el encore la gente estaba rendida ante un carisma que no tiene nada de malicioso.

2015-07-04 00.15.36

Para la tercera noche el cansancio físico empezaba a cobrar factura. Pero el festival había tenido hasta ese punto una intensidad increíble y llegar hasta el final era imperativo.

Abrió Coiffeur. Había tenido un lejano contacto con su faceta folk, aquella comprometida con la austeridad sonora y la exploración lírica. Reencontrarlo con un sonido synthpop causó en mi interior una impresión más que grata. Lo importante hoy en día, a diferencia de cuando nació el género, no es la innovación tecnológica o una estética superficial, se trata de tener una voz propia. Y Coiffeur, a pesar de tener conexiones claras con otros artistas (Daniel Melero y Leandro Fresco principalmente), se sostiene firmemente con su mezcla de coquetería sintetizada y letras plenas de metáforas. En vivo el uso de recursos mínimos permanece. Llegó con guitarra, sintes, una compu y con la genial Deplásticoverde haciendo las percusiones electrónicas (volvería a subir más tarde al escenario haciendo lo propio con Fakuta). Siendo quizá el artista del sello con el que el público mexicano está menos familiarizado, convenció contundentemente.

2015-07-04 21.22.28

Segundo acto de la noche: Fakuta y su visión muy particular del electropop, una donde existe baile y comunidad a partir de bombo y bajo. Y si bien su estilo es cada vez menos etéreo, gana en honestidad, pues es claro que el interés que tiene Fakuta como artista que su música sea disfrutada por motivos estrictamente musicales y nada superficiales. Esa mujer al micrófono logró reunir al público en cada paso de baile y en cada coro. Consiguió que nos identificáramos en su música y que por un momento todos fuéramos una alegre masa danzante. Y eso lo necesitamos de vez en cuando. Tener duetos con Coiffeur, y Mon Laferte y cerrar con coreografías de breakdance solo incrementó la euforia, la dicha.

2015-07-04 22.42.34

El cierre del festival no podía ser con otro más que con Gepe, embajador del sello y punto de partida para conocer la actualidad del pop chileno. No podemos decir nada que no se sepa ya de él, que ya ha echado unas cuantas raíces en México. El entusiasmo alcanzó su punto más alto (aunado al triunfo de Chile en la Copa América esa misma noche), mientras pensaba en aquel Gepe que ha ido volviéndose cada vez más polifacético, quizá más pop y más elegante, dejando atrás un poco al bajo perfil, a la discreción musical. Gepe es hoy un músico con hambre mundial, una figura multicultural de envergadura y encanto.

2015-07-04 23.34.47

No es por falsa lambisconería, pero espero fervientemente que Quemasucabeza traiga este festival cada año a México. Tampoco es una muestra de malinchismo el que haga hincapié en la necesidad de la escena mexicana de ponerse las pilas, de aprender de fenómenos como el de la música chilena, donde sello y artistas logran grandes cosas permaneciendo coherentes y apostando en serio, sin miedo. Por cierto, conozcan más al sello, compren los discos (estuvieron muy baratos en cada uno de los eventos), escuchen la música, hagan crecer esta y otras grandes ambiciones sonoras.

Previous post

Verano de Perros

Next post

Ant Man: Big Deal

Omstart

Omstart