ArtWorkWhat´s Up

Niña emperatriz

Japón consumista y absurdo. Japón juguetón. Japón bizarro.Entre las extrañezas que suelen generar los japoneses, Moe es un término que encierra esa obsesión (malsana para algunos) que puede existir por los personajes de videojuegos o series.

Lejos de ser una pasión onanista (o chaquetera, como le decimos acá), triste o solitaria, es un fenómeno cultural divertido e incluso desafiante. Porque si piensan que son solamente una horda de gordos friki los que comulgan con esta colorida forma de consumir monitos, no están viendo la foto completa: hombres y mujeres de todas las edades también pueden ser fanáticos de series y de ciertos personajes.

Y esta pasión puede tener diferentes matices y grados, lo que les puede llevar a disfrazarse como ellos, o en el caso de los más creativos, a escribir historias (fanfic) o dibujarlos intensivamente, con resultados a veces inusitados (fanart).

Moe no tiene una definición concreta, el equivalente al español de esta palabra sería algo como “florecimiento”, lo cual nos da una idea más o menos estable: se trata de chicas lindas y jóvenes, con cara de inocencia.

Este no es necesariamente el estereotipo Moe, pero anda cerca

Este no es necesariamente el estereotipo Moe, pero anda cerca

Pero no debe confundirse con la onda del fanatismo por las lolitas (que existe en todos lados), ya que los personajes no son representados de manera erótica (o no es su objetivo).El éxito del fenómeno moe vive dentro del circuito otaku pero no es necesariamente la razón misma de su éxito.No es como la onda pigmaleónica de idolatrar la belleza de algo que no existe. Ni tampoco de su morfología exótica y exagerada (las piernas largas, ojos enormes y cabello de colores inusuales, típicos de cualquier anime), o por la carga sexual implícita. Al final es más simple que eso: El personaje penetra porque tiene carisma. Pero lo cierto es que no hay ni siquiera un modelo de conducta moe, puede haber desde chicas audaces hasta tímidas, salvajes,violentas o simplemente tontas.

Y como el crossover también está a la orden del día en oriente, Ikaros Publications editó un libro con las biografías de varios dictadores del mundo (algunos no dictadores necesariamente, pero sí acusados de ello). La particularidad no son los textos, sino las ilustraciones que acompañan a cada líder político: cada uno es transformado en una linda chica moe, yendo desde niñas hasta mujeres sensuales.

p013

Stalin como una pequeña niña mandona

El libro en cuestión se llama Nyotaika!! Sekai no Dokusaisha Retsuden y cuenta con la participación de artistas como Super Zombie, Nisieda, Miki Nonohara o Takeshi Nogami (a quién por cierto siempre le han latido las ondas bélicas y políticas).

Hitler como toda una berrinchuda

Hitler como toda una berrinchuda

Entre los personajes que pasan a la reversión están por supuesto Adolf Hitler, Mussolini y  Pinochet. Pero también tenemos a Kim Il-Sung (que por cierto es representado como una cantante de k-pop), Stalin, Gadafi, e incluso (no se enojen) Fidel Castro, Hugo Chávez, y Mao Tse Tung.

p079

Augusto  Pinochet

¿Habrán acaso artículos derivados de estos dictadores tales como almohadas, figuras de acción o fundas para el celular? La verdad es que no, pero estaría genial. Por último, si buscan una lección de historia, por acá no la van a encontrar. Mejor vayan, aprendan algo en otro libro y luego vuelvan a este. La carcajada será doble.

p039

Mao Tse Tung (me declaro fan)

 

Francisco Franco

Francisco Franco

 

p103

Omar Hasan Ahmad al-Bashir

p045

Kim Il-sung

p069

Fidel Castro

Previous post

Lo nuevo de quieroStar

Next post

J.T. y la experiencia 20/20

Omstart

Omstart