Ruff-StuffWhat´s Up

No somos marineros: Lomas Verdes.

Da gusto saber que en territorio mexa, alberga a uno de los proyectos con mayor personalidad y carácter de la escena local. Desde 2013, No somos marineros se gano la atención de bastantes, con escasas grabaciones y actitud en el escenario, lograron bookear una de las giras más sobresalientes y exitosas del año pasado.

No somos marineros junto a otros proyectos han buscado fortalecer una escena del punk rock/hardcore bastante olvidada, que bien ya estaba colgando los tenis, con el pasar de los años y la invasión de la música trendy. Sin ser esto un impedimento, NSM junto a sus fieles seguidores han recorrido venue por venue destrozando escenarios y bocinas, cotorreando  en las tocadas con su estilo en math rock y post-hardcore, al ritmo de gritos y mosh pit; esenciales en cada uno de sus presentaciones.

Después de esa gira interminable por los lugares más punx del país, entre las calcomanías de Sammy Pérez y su evidente afición por la pizza, NSM compartió de manera sorpresiva su primer material de larga duración, ese que varios ansiaban por escuchar. ¡Bravo!

No-Somos-Marineros

Lomas Verdes vino para quedarse y trae consigo un sonido impecable, aquel que llamó la atención en sus antecesores. En esta ocasión sin la participación de Julio Muñoz, el sonido se direcciona a uno menos melódico y con mayor distorsión, un estilo que nos recuerda a Piano Becomes The Teeth, La dispute, e incluso You blew it, por mencionar a algunos gabachos.

Títulos de canciones que inmortalizan épocas doradas como el Pokemón (Jigglypuff),  así como el tributo a una de las mancuernas más sobresalientes del América (Kalusha y Biyik), fijan una identidad que los marineros han ido impregnando en sus grabaciones, este sin duda  será un disco que esta por encabezar las listas de popularidad, y un lugar en tu corazón.

Un 2014 significativo para el emo revival, que pinta para la organización de otra gira monumental por parte de una de nuestras bandas favoritas en TP, veamos que trama la bonita sensación del internet.

Previous post

Regalos cinematográficos

Next post

¡¿Cuántos caben en tu carro?!

Gerardo Gayo

Gerardo Gayo