Visual

El hombre de las multitudes

El hombre de las multitudes (Brasil, 2013) es el más reciente filme escrito y dirigido por Marcelo Gomes y Cao Guimarães, una reflexión actual, lenta y frágil acerca de la soledad moderna, real, alejada de los clichés. Esta película está inspirada en el cuento “El hombre de la multitud” de Edgar Allan Poe, y es parte de la trilogía sobre el vacío comunicativo de nuestra sociedad, que dio inicio con los documentales de Guimarães A alma do osso (2004) y Andarilho (2007). La cinta te obliga a contemplar mediante el silencio. En sí es un filme con muy pocos diálogos, vacíos emocionales, acciones que desglosan la personalidad solitaria y mística del protagonista Juvenal, interpretado por Paulo André.

Ivo Lopes Araújo es el fotógrafo de este filme, que es sombrío y al mismo tiempo blanco, el discurso gráfico es minimalista, cuadrado. Lo que te hace sentir une espía en la vida de un personaje que sólo contempla todo lo que hay a su alrededor, pocas veces interactúa, hasta que Margó (interpretada por Sílvia Lourenço) una compañera de trabajo, incide en su rutina y cambia su soledad. No se trata de una historia de amor, Ambos trabajan en el tren de Belo Horizonte, capital de Minas Gerais. Juvenal es un hombre conductor, que sigue una rutina, que anda de un lado al otro observando y escuchando todo lo que hay a su alrededor, es callado y solitario; Margó es vigilante del tránsito de los trenes y se la pasa observando a su amigo.

3

Durante la película observamos la silenciosa y cortante relación de los protagonistas que con el tiempo se vuelve intima, ambos se sienten atraídos pero Margó se va a casar y trata de pasar más tiempo con él, mientras Juvenal se quiere alejar y desahogar sus emociones.

Es una película complicada de comprender y más por lo complejo del guion, dirección y foto, pero en sí te guía a un reflejo de lo que son cientos de personas, relaciones, emociones, pensamientos. Vivimos en una sociedad atascada de información y materia pero ¿Acaso es tan vacía nuestra convivencia o superficial? Lo que parece una relación íntima y sincera es distante pero real.

Es una película que te hace pensar en toda la gente solitaria y mística, en el secreto de los pensamientos del sujeto y en los secretos que oculta la cotidianidad social. Fue reconocida con el premio a Mejor Fotografía y el Premio Especial del Jurado en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara 2014. También obtuvo un reconocimiento en Francia, en el Festival Encuentros del Cine Latinoamericano de Toulouse 2014. Es de esas raras películas que con suerte vez, no te la pierdas.

Somos la multitud de hombres, nos hace falta contemplar y ser conscientes del espacio y tiempo de nuestra existencia.

Previous post

I feel you (un vistazo al nuevo álbum de Julia Holter)

Next post

La melancolía... ¿Va o viene?

Samantha Jemac

Samantha Jemac