Ruff-Stuff

Placeres animales

Masturbación y sexo oral… más allá del humano

No, el placer sexual no se limita a los Homo sapiens. A pesar de lo que te han podido decir o enseñar toda clase de criaturas, desde puercoespines, pingüinos, murciélagos y delfines disfrutan la masturbación, el sexo oral, y hasta la necrofilia.  En honor a su desinhibición, he recopilado unos ejemplos de este acto más animal.

Osazo total

El mes pasado salieron estas fotos de dos osos masculinos disfrutando sexo oral. Poco después de nacer, el par se quedaron huérfanos y fueron colocados en el santuario de Kuterevo, Croacia. A lo largo de seis años, dentro de tan solo 116 horas de observación, se registraron 28 actos de fellatio homosexual entre los osos (que por cierto no están relacionados, eso sería incesto). Se especula que el comportamiento surgió por la depravación temprana de la crianza maternal y se mantuvo a lo largo de los años porque, pues, ¡les gustaba!

Sexo de reconciliación entre los bonobos

El bonobo es uno de las dos especies de chimpancé -el otro es nuestro pariente- y es mejor conocido por su amor a la pasión y diversión. Sea en cautividad o en la naturaleza, de acuerdo al investigador Frans de Waal, los bonobos son capaces de comportarse como si han leído el Kama Sutra”, utilizando cada posición y variación que uno puede imaginar”.  Dentro de su repertorio caen el “french kiss”, sexo oral, masturbación, esgrima de penes, y sexo homosexual (para ambos sexos). Su motivación no es el orgasmo sino la reconciliación, para calmar momentos de tensión, pedir comida, y claro, demostrar su amor el uno al otro.

El porno y el puercoespín

En una situación que se podría acercar a la versión de un table espinoso, en 1946 Albert R. Shadle observo como una hembra presento sus genitales a un macho, a pesar de estar en jaulas separadas. Obviamente, esto éxito al puercoespín y se puso a coger todo: se froto con su comida, con su agua, su jaula, hasta masturbo su pene con la ayuda de un palo hasta eyacular (uno lo esperaría, ¡después de tanto esfuerzo!).

“La 6” con las morsas

Estos Don Juanes se convierten en sexo-maníacos durante temporada de reproducción, el resto del año les gusta auto-chuparse. Así es, estos machos son tan bien dotados y flexibles que pueden disfrutan una posición imposible en los humanos, pero si lo fuera, la llamaríamos “la 6”

08f18dolphin2PH-480954

La zoolofilia en los delfines

En los 60’s, en un centro de investigación financiado por la NASA, se reporto el caso de un delfín que se enamoro de su entrenadora, quien ha su vez satisfacía sus necesidades chaqueteándolo. No es el único caso de amor entre humanos y delfines: en los 70s Malcom Brenner entablo una relación sexual con un delfín la cual duro seis meses.

Los delfines llegan a ser muy creativos, envolviendo anguilas alrededor de su pene para gozar de ese placer extra o, como lo muestra este video, masturbándose con un pez decapitado.

Pingüinos adelaida:  los “depravados sexuales” del reino animal

El año pasado el diario de George Levick de 1915 se publico por primera vez después de ser escondido por casi un siglo, ya que sus contenidos se consideraban demasiado escandalosos para la época. ¿Por qué? Además de cometer actos de necrofilia, a estos pingüinos les gusta juntarse en bola e ir en búsqueda de hembras lesionadas para violar en grupo, o peor, polluelos a maltratar en frente de sus padres.

Para más información y horas perdidas en youtube, existe todo un playlist sobre la extraña vida sexual de los animales, empezando con el video de un chimpancé violando a una rana.

Previous post

Coronitas unidas

Next post

Los recuerdos de Elsa y el prestigio

Natjardon

Natjardon