VisualWhat´s Up

¿Quien viene por ti?

Después de soportar las ganas de bajar un torrent o buscarla en el Netflix de Mozambique (no existe el Netflix de Mozambique), el fin de semana pude ver “It Follows” en el cine. Es cierto que estuvo circulando en un par de maratones de cine de terror que suceden cada mes en la ciudad de México o sus cercanías, pero en decisión afortunada de algún valiente distribuidor pude comprar mi entrada para ver la que para muchos fue la mejor cinta de terror del 2014.

“It Follows” centra su trama en el hecho de que existe algo que te perseguirá a pie hasta que te logre alcanzar solo para matarte, la forma de librarte es pasando la maldición a alguien más por medio de una relación sexual, algo muy parecido al peor de los herpes, a diferencia de que el portador es uno solo y hasta que ese portador muerta ira por el siguiente en la lista. Si de por sí la idea de David Robert Mitchell ya es atrayente, es en su ejecución donde la cinta se convierte en un gran juego para el espectador.

Mitchell, guionista y director deja mucho del peso de la cinta en la fotografía de Mike Gioulakis. Su cámara todo el tiempo mantiene un juego con el espectador, iniciando con un plano secuencia que nos sostiene la paranoia a la que se ven sometidos los personajes, pasando por esos grandes encuadres de plano general que retratan a un Detroit frío, gris y atemporal. Es en estos grandes planos donde el espectador entra en un juego, ya que la amenaza nos lo dejan muy claro “puede parecer alguien normal, alguien que quieres pero no lo es, es lenta pero no estúpida” así vemos encuadres donde el personaje principal, Jay (interpretado por Maika Monroe), está rodeado de personas y no sabemos si en el cuadro de fondo de repente aparecerá el horror caminando hacia ella, volviendo el asunto en “Encuentra a Wally”. Esto es sin duda lo que ha vuelto tan envolvente a It Follows, la idea de que el horror puede aparecer en cualquier momento, en cualquier lugar y tarde o temprano te alcanzará.

it-follows-art-poster

La cinta conjuga elementos clásicos de un slasher. Todo sucede en Detroit en homenaje, referencia o coincidencia con John Carpenter, adolescentes y claro sexo, pero a diferencia de un slasher convencional no existen las mismas reglas, partiendo que aquí todo inicia y acaba con el sexo, (spoiler) no habrá tanta moronga ya que para que eso pase la protagonista o muere o se la vive de orgia en orgía ¡Recuerdan el asunto de la amenaza lineal(Fin del spoiler) pero en cambio la cinta está llena de varias lecturas, desde las más obvias que van desde que estamos ante una cinta que habla en metáfora de las enfermedades de transmisión sexual, hasta el hecho de que el personaje principal antes y después del contacto con la maldición siempre estará rodeada de ojos que la siguen y la espían todo envuelto de una ambigüedad que al igual que la cinta dejan todo a interpretación del espectador.

Como pueden leer he procurado no revelar casi nada de la trama, ya que aunque la cinta no tiene giros sorpresivos sí creo que está abierta demasiado a la interpretación de cada uno; un punto que para mí la cinta intenta dejar muy en claro. Las referencias al cine de terror de los 80’s están y es cierto que It Follows se siente original más no creo que no intente hacer referencias a todos esos filmes que tenemos ya injertados en el cerebro. Así, noto en ella claros elementos de Halloween o la primera Nightmare on Elm Street. Igualmente la paranoia me recordó ambas versiones del 78 y 56 de Invasion of the Body Snatchers hasta otros elementos fuera de la pantalla como el comic Black Hole.

IMG_0507 IMG_0508 IMG_0509

Por último el soundtrack corre a cargo de Disasterpeace, un score lleno de sintetizadores y hasta un poco de chiptune. Disasterpeace sin duda termina por dar esa última pieza de identidad a la cinta ya que me cuesta trabajo entender It Follows sin las intervenciones musicales. Sobre todo ustedes lo verán en un encuadre de la protagonista al espejo, donde la música y el acercamiento de la cámara juegan de buena manera relatando un poco de ese mundo paralelo donde viven los protagonistas, lleno de vació, sexo y sin padres.

Hay un sinnúmero de elementos que no alcanzo a analizar porque siento que debo volverla a ver, como lo es la relación de los personajes con el agua o hasta esos encuadres a los alimentos donde se cuenta algo sin duda, pero algo que me queda claro es que la cinta funciona desde el punto de espantar, ya que la idea de alguien detrás tuyo siempre da miedo. Como siempre, el consejo que doy es: mientras menos sepas de la cinta la primera vez es mejor, aun así aquí el dejo el trailer.

Previous post

El Inicio de la Arquitectura Emocional

Next post

Les traigo paz, les traigo amor: Entrevista a Nauta

Carlos Carlos

Carlos Carlos