M&MRuff-StuffWhat´s Up

SOBRE EL REGRESO DE LA ÉPOCA QUE MÁS AMÉ

Hola internet soy Grexy y a partir de hoy seré parte de Teoría Pop así que para que se familiaricen un poco les diré algo sobre mí: Soy la niña rara que nunca vio Pokémon o Dragon Ball, desde peque las computadoras y el internet me fueron pudriendo de a pocos el cerebro, amo las artes visuales y los ring pops; en pocas palabras una muchachita descarriada y nini de buen corazón. Como sea este texto no es sobre mí, bueno sí, un poco. O no.

Empezaré por el principio: cuando me dijeron que me querían como colaboradora me sentí como Nuestra Belleza porque nunca me eligen para nada. Después me pidieron que escribiera algo y el sueño se acabó pues tenia un compromiso y aún le tengo algo de miedo al compromiso, anyway me dijeron que escribiera sobre algo que me latiera ¡AHDSRPPZRSGAM!* no sabia que decir pues me laten muchas cosas (empezando por el corazón) después llegue a la conclusión de que si algo me late soy yo y para entenderme tenemos que hablar de mi infancia y de la última década del milenio pasado, así es, hablo los mágicos noventa.

Nací en 1990 lo cual me hace Generación Y, algo que amo de ser parte de esta generación es que pude ver las bellas transiciones cassette/cd/mp3 y VHS/DVD/Bluray, entre otras. Todo en mi cabeza es multiformato aunque me gusta pensar que la mayoría de las cosas están almacenadas en diskettes de 3½” deseo un mundo semidigital/semianálogo  como aquel de mi infancia, deseo vivir en los noventa y sé que el mundo también lo hace. La Generación Y, con sólo un par de décadas de vida, desarrolló una necesidad por el ayer y sus objetos, sí, como esos señores que pasan en The History Channel gastando cantidades ridículas de dinero arreglando cosas de hace 80 años pero en cool.

Todo lo que enterramos en el jardín de nuestros recuerdos durante nuestra tortuosa adolescencia vuelve a nosotros y lo deseamos más que en ese entonces. Sé de personas que se gastan todo su sueldo en Gameboys de todos colores (y obviamente sus juegos), las referencias a Pokémon entre la gente de mi edad ha aumentado de forma exponencial en estos últimos años, incluso nos volvimos locos y abarrotamos los cines cuando salió Toy Story 3, ¿recuerdan cuando vimos a escondidas KIDS sin entenderle nada? la misma emoción y morbo nos da Spring Breakers. Hasta MTV regresó a los noventa y volvemos a ver el decadente canal porque retransmiten Daria,  Beavis & Butthead y, para las cursis, Dawsons Creek. El cine, la televisión, los vídeos de nuestras bandas favoritas y todo el internet tienen ese espíritu noventero tan familiar aunque, a la vez, parece nuevo aunque seguro es porque ahora lo vemos en HD. De hecho el tema que más baile en 2012 fue un cover de Vuela Vuela, tema que cante con locura y pasión en mi niñez, escondí durante mi adolescencia y que cuando en el año pasado Tony Gallaro II y Matilda Manzana lo coverearon recordé que nunca había dejado de amarla.

Los noventas llegaron a todo aspecto de nuestra vida diaria, y sí, eso incluye lo que vestimos. Cada día es más fácil caminar por las calles encontrar chicos vestidos como Will Smith en The Fresh Prince of Bel-Air y los bares están llenos de chicas vestidas como Melissa Joan Hart en Clarissa Explains It All, en mi caso cuando tenia unos 6 años todo lo que quería era vestirme como Kelly Kapowski (obvio no podía porque era una niña) ahora solo necesito algo de dinero e ir a alguna tienda de INDITEX. No importa a donde salga en la noche del sábado siempre estará la chica vestida igual que Kelly Bundy (Christina Applegate en Married With Children) también estarán quienes pintan su cabello de azul o rosado como Gwen Stefani a mediados de los noventas o andan con las medias rotas como Gloria Trevi antes de ser secuestradora o reina gay o lo que sea.

La década en la que casi no usábamos internet porque teníamos que usar la linea telefónica, vivirá por siempre en nuestros corazones mientras sus tendencias lo hacen hoy en nuestro entorno; gracias a dios la moda del delineado de los labios de un color más oscuro que el del labial se quedó en los noventa y en los labios de las pochas, eso es algo de mi infancia que realmente no quiero volver a ver… eso y mi maestra del cuarto grado. Anyway la nostalgia y los deseos frustrados que tuvimos en la niñez trajeron a la cultura popular-no-tan-popular este sentido de la estética (ya refinado y nada pueril) noventero que tan felices nos hace hoy.

*AHDSRPPZRSGAM es un acrónimo que no les explicaré por soez pero que expresa esa sensación que te da cuando te cae el veinte.

** Sé que no mencioné nunca a las fichas pero no vale la pena decir que algo volvió si no dices que volvió en forma de fichas. En compensación les dejo una carita feliz ☺

Previous post

La redención de lo cursi

Next post

Tellaeche: Animales, guerreros y mensajes "buena onda"

Grexy

Grexy