ArtWorkWhat´s Up

Supermutant Magic Academy: Pura angustia adolescente

“One fluid gesture, like stepping back in time.
Trapped in amber, petrified.
And still not satisfied”
Placebo Teenage Angst

Las escuelas siempre van a ser un microuniverso que habitamos mientras nos preparamos (¿Para vivir? ¿O para qué?). La angustia adolescente que exudan los planteles siempre será fuente de material para los creativos. Estamos demasiado en sintonía con lo que el imaginario norteamericano nos ha recetado sobre el mundo del high school’: Saved by the Bell, Glee, American Pie, American Graffiti, High School Musical, o cualquier serie con jovencitos que estén dando por Nickelodeon. Se trate de un Harry Potter o de una película de  John Hughes, el premier paso ya está dado: poner una escuela en la ecuación ya es un paso más hacia la empatía con el espectador.

De ese tipo de contenidos no podemos más que decir que algunos son áridos, uniformes y poco pueden aportar a la hora de confrontar la realidad de las emociones del mundo actual. Lo más que hallamos como avance es esa azucarada redención del perdedor tan propia de cualquiera de estas historias, se trate de comedia o drama, la reivindicación  fácil del outsider resulta ser el gancho en el que todos hemos caído al presenciar estas obras ¿No es esa la razón por la que Glee es un éxito?

Jillian Tamaki, ilustradora y creadora de comics lo sabe, y desde Brooklyn receta un webcomic en Tumblr, hecho con líneas negras y sencillas donde juega con el barniz y el contenido del universo escolar de una manera espléndida

Supermutant Magic Academy es un cómic que demuestra que la escuela al final es un chiste basado en la ironía (como casi todo en la vida) y de cada quién depende la risotada, porque nadie pierde, nadie gana nada.

Jillian Tamaki llega con la premisa de mezclar algo de Hogwarts con algo de la Escuela Charles Xavier, pero es solo una excusa. Para el alumnado tener superpoderes únicos no necesariamente es algo especial. No hay amenazas, no tienen en que utilizar sus habilidades, no son especiales (¿Realmente se podría ser especial en un mundo que institucionaliza las habilidades sobrehumanas?). La rutina del día a día en la escuela llega y se va. No hay heroísmo, no hay nada que les haga salir de sus tragedias personales.



tumblr_n3txh9tHwZ1qf56dmo1_1280

Este no es para nada un comic incomprensible o poco accesible; es un serial realizado para la web que por su formato busca generar una situación y concluirla rápidamente. No por ello hay chistes fáciles. El humor de Tamaki es ácido y sutil. La galería de personajes es amplia y sus desgracias también: Frances, es artística, nerd y su obra de carácter conceptual parece poner en evidencia a todos sus compañeros. Marsha practica magia y parece irse dando cuenta que está enamorada de su mejor amiga Wendy,  la chica-zorro tan hermosa y popular como feminista. Gemma sufre de hipercefalia y busca ser reconocida por su intelecto antes que por cualquier otra cosa. Trevor Miyagi dispara rayos láser y usa la telepatía pero eso no evita que pierda los estribos cuando no puede armar un rompecabezas. Otros como Everlasting Boy, un chico que no puede morir y que parece ser la antítesis de Kenny (South Park) nos demuestran que la inmortalidad sería el colmo del aburrimiento.

time

Poco a poco Tamaki va desarrollando un cómic sencillo que engancha a todo aquel familiarizado con las historias sobre escuelas, y se aprovecha del bagaje que tenemos de ellas. Es por eso que el clímax de una historia de apenas unos cuadros puede estar en el giro final, pero también en una frase, donde muchas veces hasta el lector se siente señalado por un chiste que quizá ha sido hecho a sus costillas.

Todos fuimos raros, todo quisimos ser populares, todos quisimos algo que nunca obtuvimos en la escuela. Supermutant Magic Academy te recuerda que de todas formas, en el aula siempre seguirás esperando eso y lo más probable es que nunca lo consigas.

tumblr_mymt6wekwz1qf56dmo1_r2_1280

Lo superhumano no quita lo mundano. Lean, lean y vuelvan a leer en mutantmagic.com

Previous post

El Cine que vi en 2014, parte 2

Next post

5 juegos flash para mejorar tu estado de ánimo

Omstart

Omstart