What´s Up

Ulises Hadjis: Curiosidad de lo sincero

En un lunes atípico pudimos entrevistar a Ulises Hadjis en una terraza de pasto artificial, entre laminas de colores y un aire a bosque urbano, Hadjis nos contesta las preguntas sobre lo que viene con su tercer disco Pavimento,  acerca del rock latinoaméricano, la industria, el tarot y en general lo que representa el arte en su vida. A continuación la charla que tuvimos en Malfi.

TP: Pavimento, desde el nombre es un disco que habla de que las bases ya están marcadas. ¿Tú lo sientes así?

Mi personalidad artística en el primer disco estaba clara. Yo en Presente el primer disco ya tenía 25-26 años. De alguna manera yo ya tenía muchas cosas claras desde el primer lanzamiento, sin embargo supongo que las bases están claras en las cosas que ya no me gustan o interesan en el plano artístico en este disco, aunque bueno cada  material apunta a un lado distinto pero es claro que ya las bases están marcadas

TP: ¿Cuándo hablas de cosas que no me gustan o interesan son cosas que hiciste anteriormente?

Si, cosas que hice anteriormente o cosas que no he hecho pero he practicado pero que he visto que eso no es para mí o por lo menos por lo pronto no, antes yo tocaba batería en una banda de ska. En la creación de las obra el público siempre está muy presente, con eso hablo de que ya desde antes sabemos con qué canción la gente va a brincar o gritar o hacer moshing, mientras que ya en mi trabajo en solista sí soy un poco honesto; el público no está tan presente, está presente en saber que le interesa pero no compongo canciones esperando reacciones determinadas de la gente cuando las escuche porque el público para mí siempre ha sido un enigma.

TP: Ulises Hadjis siempre habla de lo cotidiano, ¿Dónde volteas para ver las historias? ¿Dentro o fuera de ti?

Dentro, fuera en la medida de lo que estoy diciendo resuene en mí o no. En Venezuela hay una gran y larga historia de arte colectivo y una pequeña y corta de arte individual, si te das cuenta ¿Quiénes son los grandes artistas plásticos venezolanos? Que vas a un museo y esta una obra de ellos, Jesús Soto y Cruz-Diez que son artistas que hacían obras para la calle, bancos, etc. Los grandes novelistas venezolanos siempre son Doña Bárbara, Gallego o son obras que hablan en colectivo: Desorden Público o Los Amigos Invisibles. Te das cuenta que son obras que apuestan al colectivo, sobre la ciudad, sobre la cotidianeidad, sobre la violencia…  Los Amigos Invisibles sobre la gozadera, la fiesta…

El cine venezolano igual siempre es social, habla de asuntos históricos o los problemas de la clase media y baja. Mi generación en Venezuela en todas las disciplinas ha abierto una brecha de un arte más personal, es algo que me interesa ahora como te decía antes; muchos amigos siempre escriben pensando en su público, si es de discoteca o no, yo no tengo claro a qué público le hablo, no sé si es bueno o malo, pero siempre me ha gustado más el arte personal como el de J.D. Salinger o John Lennon solista. En última instancia lo que me interesa del espectador es que al escuchar mi disco se sienta menos solo en el mundo, el arte es una herramienta para hacer muchas cosas distintas. Jodorowsky dice que el arte es para sanar, Pitbull es claramente como una herramienta de poder; él dice que su meta como artista es que 3 generaciones de su familia no tengan que trabajar, lo cual no está mal, es claro pero no es mi meta. Los Amigos Invisibles es que la gente escuche, goce y se olvide un rato de sus problemas, mi música tal vez solo le genera más problemas a la gente.

TP: ¿Qué sentimiento es el que predomina al crear música?

La curiosidad. ¿Cómo quedará la canción grabada? ¿Cómo terminará la letra? El sentimiento que más me impulsa a crear arte es la curiosidad. Usualmente los sentimientos que me inspiran todavía no creo que existan dentro del lenguaje, es un conglomerado de emociones que no corresponden a ninguna palabra imagen, pero a mí eso me inspira ese empuje muy abstracto.

TP: ¿Cómo has ido viendo esta manera de retratar a Latinoamérica en tus discos, ya que si uno revisa tus colaboraciones has tocado música muy específica de ciertas regiones con músicos muy específicos, como has pensado esto?

Mi conexión con la música siempre fue muy cercana con Latinoamérica, yo empecé a tocar guitarra con el boom del rock latinoamericano, música hispana, cuando Soda Stereo estaba en su pico, Pericos, Fabulosos Cadillacs. Me toca esta época dorada del rock latino, todo el mundo conocía “Música Ligera” o “Matador”. Era una música muy masificada pero que al mismo tiempo era muy bueno, siempre mi relación con la música siempre fue muy cercana al rock en español; hubo un tiempo donde yo solo compraba discos de rock en español: Los Aterciopelados, Los Tres, Caifanes etc.

No me interesaba otra cosa que no fuera eso, por ello al salir del país conecto con gente que hace música en español, siempre que voy a un país veo la movida, conozco gente que hace mucha música en español pero sus grupos favoritos son en inglés, que su premisa es que el rock británico es insuperable y la música latina le parece mediocre, a mí me cuesta mucho trabajo conectar con una banda en inglés, hago la tarea. Hay bandas como Hot Chip, Animal Collective, Mars Volta, que escucho mucho pero no conectan.

Las únicas bandas anglosajonas que me gustan de los últimos años son tUnE yArDs, Dirty Projectors y Vampire Weekend. Yo vi a Tame Impala en Vive Latino, para mí fue una banda muy mediocre, tenía muy reciente un show de Dirty Projectors que me pareció una banda increíble en vivo, pero Tame Impala a mucha gente le gusto, sus planteamientos son super aburridos, las canciones no las sentí puras o transparentes, musicalmente no me parecían nada nuevo.

La industria norteamericana creo que no mira mucho a Latinoamérica más que en un sentido turístico, allá consumen a Lila Downs porque es un producto fabricado para que se vea y suene mexicano, pero no les interesa escuchar a Caifanes, porque para que quiero escuchar a una banda que suena como The Cure si ya tengo a The Cure.

Para mí lo interesante de América Latina es que gracias al internet escuchábamos a Charly García y a Pearl Jam. Nosotros tenemos mucha información, por mismo creo que eso nos ayuda a crear tanto tipo de arte, pero el problema es que el disco está ahorita en un limbo cultural. Los artistas de instalación al proponer su obra y ser curada por un museo, a nadie, al curador, al patrocinador, al público a nadie le va a importar cuantos seguidores tiene en Instagram, igualmente con la gente que crea cine, pintura, tienen un público selecto, del otro lado está la cultura de consumo que ejemplifican las Kardashian. A uno le queda claro que Kim Kardashian jamás va a exponer en el MoMA y que nunca va a recibir algún tipo de apoyo gubernamental para sus proyectos, sin embargo el disco está en el limbo porque ya no es un consumo de producto masivo como en los 80’s pero tampoco llegar a ser un producto cultural tan selecto que llegue a recibir algún apoyo gubernamental o de instituciones.

Es un momento raro para el disco, sobre todo que ahora la movida de la industria va hacia subir todo a YouTube, internet, “Ulises nadie escucha discos, no lo saques en físico, los chavos ya lo traen en su celular” está un lado de la industria que intenta jalarlo al lado de Kim Kardashian, selfie, Instagram y una minoría, donde creo que estoy yo, donde dicen esperen el disco es un artefacto cultural valioso como las películas, para mí el disco no es valorado por el público y esto por la industria que abuso del público, hubo muchos discos basuras de bandas que no tenían nada que decir pero su disquera los obligaba para vender, a mí me gustan los discos completos, el concepto y yo seguiré haciendo discos aunque sea una forma de hacer arte de manera anacrónica.

TP: Pero esta postura tuya hacía el disco y su forma ha sido reconocida, ¿No crees? Un ejemplo es el Grammy.

Ah soy respetado, es cierto, todavía no soy un artista masivo espero, pero si hay un reconocimiento de parte de la industria hacia mí y otros compañeros, cuando yo inicie era algo muy raro, hoy están Javiera, Gepe, Torreblanca, en 2015 si alguien me escucha no se saca de onda, en Venezuela no entendían porque no hacía rock ni baladas, mi carrera inicio sin ningún tipo de norte, cuando estas en una banda de rock o ska tienes los objetivos muy claros, de alguna manera quien enfoco la carrera de todos nosotros fue Julieta, Julieta Venegas, creo el éxito que tuvo con , junto a la ayuda que nos dio al mencionarnos en revista, ponernos en su top de MySpace, cosas así, ayudaron a enfocar la escena, ese top en un momento fue un foco de atención, hasta en Club Fonograma se repetían las mismas bandas, pero en sí te digo soy respetado por todo lo anterior.

¿Porque Pavimento literal termina contigo?

Estaba grabando el disco, fue Silva de Furland, comiendo, mientras tocaba la guitarra, me dijo ah bueno esta ponla en el disco, al final, yo estaba en un momento muy alienante, mi novia estaba en Venezuela, me paraba a grabar el disco que iba muy atrasado y hacía eso todo el día, mi novia me dejo comida congelada pero eran raciones para varias personas así que durante días comía lo mismo, me sentía muy desenfocado, compuse esa canción “Ulises Hadjis” como yo, que siempre quise una canción que se llamara igual a mí como un chiste a esas bandas como Black Sabbath o Los Fabulosos Cadillacs, que son como himnos de las bandas, otra prioridad y una razón para componer esa canción es que Pavimento debía ser muy personal, la canción habla de las consecuencias de llamarse Ulises, un nombre relacionado con una odisea, en la niñez temprana hay cosas que crees recordar porque te lo dijeron tus papas o lo leíste, yo de niño leía con mi hermano una versión infantil de La Odisea, yo siempre creía haber hecho lo mismo que Ulises de la Odisea pero que no lo recordaba, hablo de eso, de mi apellido, también que sea la canción número 13, me gusta mucho por el sentido del tarot.

¿Sientes que tu evolución como artista se ha visto influenciada por tus contemporáneos o ha sido de una manera independiente?

No, tengo una influencia clara de los contemporáneos, desde que escuchas el disco de alguien más o una recomendación, mis discos tienes muchas colaboraciones, por ejemplo Cheky de Algodón Egipcio, me puso el disco que sacara en su casa en Caracas, me pareció muy bueno, brutal, salvaje y pensé debo hacer algo así, hay una competencia muy sana, igual me paso con el último disco de Torreblanca, de algún modo hay una influencia estética entre contemporáneos, hay un respeto, competencia sana, retroalimentación, cosas muy puntuales como cuando toque una canción mía con Landon (de Sonido Landon) el la toco con un cierto loop y a partir de ahí yo seguí tocándola así, clases de canto que me ha dado Juan (de Torreblanca) o trucos que me ha dado Javiera (Javiera Mena)

¿Porque vivir en DF?

La primera vez que salí de Venezuela fue a DF, me gusto el ritmo, la gente, en cambio Venezuela iba de mal en mal, obviamente bajo mis criterios y valores, así que cuando tuvimos que ver a donde irnos vimos que DF era la mejor opción, me encanta vivir acá. 

¿Quién crees que te falta por colaborar entre los músicos de tu generación?

He colaborado con muchos pero Lucas Martí, se me hace un genio, que está un poco infravalorado pero Lucas me falta, sin ser de mi generación me encantaría hacer algo con Fito Páez, tal vez el Fito Páez más reciente no es tan consistente como el otro y por lo mismo no tan respetado, pero abrió una brecha musical enorme y yo lo admiro bastante.

Previous post

Sentimiento pop: Fakuta

Next post

Ases Falsos: La dictadura de la vejez

Carlos Carlos

Carlos Carlos