What´s Up

Usted también puede vivir en el campo

Nosotros en México estamos tan acostumbrados a la música española que nos han traído desde siempre que creemos que ya la la conocemos de pé a pa. Nada parece sacarnos de nuestro trance de los mismos pinches discos rayados de toda la vida: Bunbury y Héroes, Los Planetas, Los Punsetes. Todas esas bandas de repente se vuelven como edificios en Avenida Juárez: siempre están ahí, grises, tapando el panorama, llenándose de bolsas de basura y derrochando tedio. Cómo Vivir En El Campo (CVEEC) es una suerte de mirador en estos casos: se abre el horizonte, se siente la frescura, se percibe la necesidad de moverse.

a2851045727_10

CVEEC es un proyecto español que lleva varios años tocando intensivamente y afinando un sonido muy propio. Primero fueron la guitarra y voz de Pedro Arranz las que pusieron los cimientos en varios demos caseros (algunos se pueden encontrar en Youtube). Con un poco de camino andado llegaron Carlos Barros y Miguel López para completar la alineación y grabar el primer larga duración en forma CVEEC (Discos Calabaza 2012). No pretendo decir que el disco es perfecto, pero me marcó: Me quedé obsesionado con joyas como “Amor y pedagogía” o “Por todas partes”. Desde aquí se notaba que se habían estudiado a Pavement, a Sebadoh, a Galaxie 500… pero que no se limitaban a replicar, se trataba de una historia propia: la historia de un viaje, claro, hacia el campo. Si tenemos un poco de intuición,  ese primer disco nos advertía no quitar la vista de encima.

Es septiembre de 2014, y CVEEC 2 es editado por el sello El Genio Equivocado. El reto del segundo disco no solo ha sido sorteado con éxito: se trata de un acierto mayor. No solo hablamos de madurez y de los cambios que siempre deberían venir con cada nuevo material; hay simpatía, misterio, melancolía. Hay algo muy humano que se aprecia, que se disfruta y que está moviendo poco a poco a la banda a nuevos territorios.

10473771_10152577132517949_2503202863242978273_n

Cuando el disco abre con “Oro Graso” tenemos esa sensación un tanto surfera, un tanto rápida. Se desata aquello que los mejores discos de lo que alguna vez se llamó “alternativo” nos daban a raudales: riff espléndidos, batería precisa, subibajas melódicos, feedback, rabia y melancolía; letras ahora tristes, ahora simpáticas, pero que no dejan indiferente al escucha. En ese tenor están “Perdido”, que es una rabieta hermosa por un viernes mierdero en casa; y “La perla del Pacífico”, una metáfora sobre despedidas, amores y barcos a ritmo kraut y organito de juguete.

Hay calma en “Koreans” y “Cuando el sol”. La primera un post-rock más bien tranquilo, la segunda una balada dulce, casi twee, original de la cubana Teresita Fernández. El último track, “Escándalo en la autopista”, cierra una trilogía de temas iniciada en el disco anterior con “Escándalo en la montaña” y “Escándalo en la playa”, se trata de un tema que dialoga con el clarouscuro, como un amanecer en cámara rápida, como el sonido mismo de esta gran banda.

¿Podría usted vivir en el campo? Pedro y compañía parecen decirnos: “Claro que puede, solo es cosa de tener huevos, pero claro que puede.” El disco se puede escuchar vía el bandcamp de El genio equivocado. Está disponible también en Vinil, CD y descarga. Para  topar el disco anterior pasen al Bandcamp de CVEEC. Gasten inteligentemente sus pesos chavos.

Previous post

Linternas de Hong Kong

Next post

Reunión de chavos raros

Omstart

Omstart