What´s Up

Y la nación del lodo ataco

Contrario a muchos yo fui al segundo día del Capital 2014 esperando un desastre natural, no había ido al primer día pero una infancia de campamento en campamento me hacía sentirme listo a la lluvia con un buen impermeable y unas botas, llegue cerca de las 3:30 pm y en ese momento la lluvia se soltó, la gente se escondió sobre todo los necios que pensaron que un rayo no cae en el mismo lugar dos veces y fueron en tops y toms, ya en el circuito lo único que si me reclamo la edad fue la memoria, no sabía en que parte del autódromo me encontraba y solo seguí a la multitud, jamas supe si fueron mis lentes empañados o que siempre hubo neblina alrededor, no llevaba ni la mitad del circuito cuando mis pantalones ya iban empapados, los subí a las rodillas y sentí la sensación que tiene Milhouse con los pantalones cortos: “Todo marcha bien“.

Iba orgulloso de mi pulsera, el que fuera obligatoria o no me daba igual si me ahorraba tener que formarme y llevar monedas era ideal para mí, la entrada desorganizada pero rápida, no se siquiera como dieron fe que mi pulsera era legal y la revisión a las mochilas, un chiste, sin el más mínimo esfuerzo cole junto a mi compañero 2 bolsas grandes de papas y un litro de agua, no se que pudieron haber metido los otros, la lluvia había parado y pensé lo duro ya ha pasado pero todo cambió cuando la nación del lodo ataco.

FOTO13

El lodo,el tema principal del Capital, no lo fue Beck o Metronomy, en todos lados escuchabas algo acerca del lodo, fui un idiota al pensar que lo peor se encontraba afuera o alrededor, lo peor estaba dentro, camine todo el festival para llegar a ver a Chvrches, trío de Escocia, iba a verlos por la convicción de ver ese hype del 2013, miento sino digo que Chvrches tiene muchos temas que me gustan pero que pueden llegar a parecerse entre sí y eso pasó, Chvrches no dió una mala presentación, únicamente demostraron que en efecto el meteórico ascenso no ha asegurado el tener esa fuerte presencia que otras bandas experimentadas llegan a saber tener, creo que hubieran sido de lo mejor del festival si les hubieran dejado el Bizco Club. No se que tan cierto era esa teoría que la lluvia y el lodo alejo a los fakes y dejó a los que si querían escuchar la música pero es el primer festival donde no tengo problemas con nadie, de hecho en Chvrches me hizo muy amigo de un grupo de ebrias y una pareja de adultos contemporáneos, con ellos camine a ver a Twin Shadow en el Bizco Club, el lodo era ya parte de mi existencia que no vale mencionarlo más que para recalcar que estoy seguro que fue el causante que la dinámica del festival cambiara y las rutas que antes sabía de memoria ahora me parecían nuevas, me perdí antes de llegar al Bizco, termine en uno de los miles centros de comida, quise comprar un hotdog y no en todos los lugares recibían pulsera, FAIL.

Lo poco que vi de Twin Shadow no fue tan diferente al show que vi hace unos años en el Auditorio Blackberry (¿Ya lo rentan para bodas y XV años?), me regrese al escenario principal para ver a Belle & Sebastian, el sol mostraba sus pocos rayos del día que se irían en unos minutos con el atardecer acompañados por el show de los también escoceses, quienes contrario a Chvches demostraban la experiencia y ser una impresionante banda, no se a ciencia cierta cuántos músicos había en escena pero la sincronía era increíble, los integrantes bailaban entre ellos sin siquiera voltearse a ver, cada uno sabía lo que el otro iba a hacer y premeditaban lo improvisado, fue tal vez de lo mejor del festival, una lastima que solo hayan tenido una hora para un set tan grande como el que tienen, la organización se lució con la presentación de ellos, vi como en cuestión de 20 minutos prepararon el escenario, algo que se ve fácil pero solo por comparar yo recuerdo lo hora que se batallo en Cholula para tener listo todo lo que necesitaba Modest Mouse.

De regreso al Bizco Club, escuche en el camino 10 minutos de Damon Albarn y me arrepiento de no haberlo visto, esos 10 minutos a lo lejos me sonaron como algo de gran fuerza, en cambio camine a través del pantano hecho a las entradas del Bizco solo para ver a Sky Ferreira, no se que vi, no me interesa, escuche 4 canciones, no supe si fue el sonido o que es así siempre pero llegue a pensar que ni siquiera cantaba o que en el playback la voz estaba en volumen muy bajo, tal vez alguien que si entienda mas de ella sepa decir que paso yo preferí ir en busca de mi hotdog y gastar un poco de mi pulsera, para no variar me perdí y me costo trabajo regresar para ver a Metronomy, ni siquiera intente asomarme a ver a Beck o Damon Albarn, el lodo me jodió la vida y los caminos.

Metronomy salió y me emocionaron igual que la vez que los vi por primera vez en una fiesta de Halloween, tal vez porque su set no cambió tanto pero eso no quito que son de las mejores bandas en vivo que he tenido la suerte de ver por dos veces, los vería cada año si vinieran, me gusto que me emocione más al escuchar “Reservoir”, “I´m Aquarius” y “Love Letters” no es que desprecie las anteriores pero esas canciones fueron lo mejor que me pasó en el Capital junto a la adrenalina que generan sus canciones más conocidas y su furioso cierre, todo el show estuve en un charco pero ni siquiera me di cuenta hasta el final, entre la neblina y el lodo salí del Bizco con la intención de no volver a cruzar su pequeño mar.

Robe una silla de Corona o bueno la adopte, la encontré abandonada en medio del lodo, no era un puente, era una silla, la tome y la lleve hasta las afueras del Bizco, me senté ya solo para ver la primera media hora del set de Lykke Li, entendía la fiebre de las muchachas por ver a la sueca con todo y que el chongo ya paso de moda, mejor esto a que vieran lo predecible y moldeado show que seguro sería el show de las HAIM, aunque igual seguro la mitad del público venia de ver a HAIM, el show de Lykke Li sonó muy bien, me odie tanto porque aunque disfrutaba mucho de lo que sucedía ya me quería ir, estaba tan harto del lodo, de la neblina, de que por eso no me pude mover de escenario en escenario como siempre lo hago, de pensar en todo lo que me perdí por mi actitud no se si caprichosa o razonable, no me interesaba ya lidiar con otro detalle del chiste de la organización, estoy seguro que la lluvia del domingo no genero el desastre, que el agua en todos los escenarios se pudo hacer la lucha para quitarla, el lodo ese es una consecuencia, nada se le puede hacer pero al menos este me dio uno de esos extraños momentos de festival donde en mi camino a la salida vi como un gordo caía o mas bien se hundía en un charco gigante de lodo, todo por no meter las manos para no derramar su cerveza, entre 3 lo levantamos y ayudamos en su causa de salvar cada gota de esa cerveza, al ser levantado vi que era Carlos Velazquez, mi escritor favorito (aún vivo) mexicano, lo salude con todo y el lodo, el balbuceo “Como caí aquí y no en Beck”, le importo un carajo verme pero no esperaba menos de un rockstar en fango.

El que niegue que este fue el peor Corona Capital debe tener algo raro con eso de pasarla mal, el cartel era impresionante, no dudo ni un momento que fue el mejor pero la organización fue un chiste, no espero reembolsos, solo espero que el siguiente año al menos respeten el precio de este año, no creo que lo bajen y prevengan un poco el hecho de que cada año llueve en octubre, tal vez unos puentesitos o de perdida un impermeable en la compra del boleto.

 

Previous post

El Ciclo del Agua

Next post

Terror de muñecos

Carlos Carlos

Carlos Carlos