What´s Up

You can’t stop The Signal

The Signal es el quinto disco de la pianista, cantante y compositora canadiense Elizabeth Shepherd, sus estudios de poesía francesa y  piano se dejan ver en su, en mi opinión, el mejor álbum de su carrera. Las influencias de diversos géneros se ven consolidadas en este álbum un aire de jazz, funk, hip-hop salpicado de pop. El disco está plagado de ritmo y aderezado con su voz suave y melodiosa, es todo un acierto.

Lo primero que tengo que decir es que siempre he admirado a las personas que se arriesgan a ser originales, con piezas de su inspiración, donde existe experimentación no solamente en el contenido de las letras, en la instrumentación y el ritmo. Los sonidos de fondo, los sampleos de fondo todos forman parte de un concepto general, de un mensaje, el autor se brinda al dando su posición ante el mundo mediante su arte, ¿acaso no de eso se trata?

elizabeth-goes-to-mexico

La primera pieza, Willow, cuenta con la virtuosa colaboración de Lionel Loueke, cuya guitarra combinada con las percusiones le dan un toque africano Tiene una pieza de un ritmo sabrosón como What’s Happening, hay canciones de protesta: una crítica para la industria textil hindú: B.T. Cotton —el 93% del algodón producido en la India es de esta variedad—, el señalamiento de los matrimonios forzados en áfrica en Lion’s Den y Another Day lleva un dedicatoria a Sybrina Fulton —madre de Trayvon Martin que fue asesinado por un vigilante mientras hablaba por teléfono con su novia— en la última rola del disco utiliza grabaciones de su hija, si bien no es completamente original —ya lo había visto en algún artista que espero mencionar en un futuro— sí es algo personal.

La canción que da nombre al disco me pareció experimental, creciente y llena de matices, mi favorita:

La segunda participación de Louke en This,  la tienen que escuchar, la rifa en la guitarra, la participación con Herbie Hancock ya había dejado eso claro, pero ninguno de los otros músicos desmerece, es un conjunto muy bien logrado.

Quisiera agregar una disculpa por el post tardío, que debió ser un anuncio previo a su paso por México —a mí me dolió no poder asistir— pero la semana pasada estuvo dando unas funciones en Guadalajara, Puebla y el Distrito Federal. Pero como ya ha estado en algunas ocasiones en México estoy seguro que regresará. Y espero estar ahí cuando suceda.

Siempre me alegra ver proyectos donde se perciba lo personal del trabajo, donde en cada pedazo se adivine algo de su persona.

Previous post

HATICE GÖKÇE’S SS-15

Next post

Tímido Calor

BrujoPost

BrujoPost

Brujos postergado, hijo predilecto de la Ciudad de México, ahora en el exilio (São Paulo)